Archivo

ESTÁN VACÍAS LAS CASAS DEL CARTEL : BLOQUE

Al medio día del miércoles, un hombre de unos 35 años, moreno, pesado y con un celular en la cintura llegó al estrecho cuarto de la Cámara de Comercio donde están archivadas 403 mil matrículas mercantiles de empresas de Cali.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El hombre se acercó a un empleado de la Cámara y le pidió la matrícula de Inversiones Ara Ltda., la sociedad propiedad de cuatro hijos de Miguel Rodríguez Orejuela y de su esposa, Amparo Arbeláez Pardo. Usted es de la Fiscalía? , le preguntó el funcionario, acostumbrado ya a atender las visitas que durante los últimos días están haciendo los investigadores. No , dijo riendo.

Ese es, al fin y cabo, una de las matrículas más nombradas últimamente por ser la empresa que aparece pagando varias cuentas de congresistas, ex parlamentarios y particulares en el Hotel Intercontinental de Cali.

En una hoja blanca anotó algunos datos, tomó su teléfono e intentó llamar, sin éxito. Si quiere fotocopias se le demoran dos días , le dijo el funcionario de la Cámara, quien recibió unos billetes del hombre y amablemente fue a la caja a pagar la cuenta de las copias.

Están para mañana , le comentó el empleado y le estiró el dinero restante, un grueso fajo de billetes. Con su celular en la mano, el hombre hizo un rápido gesto de obsequio y se marchó.

La situación, dicen autoridades y caleños, no es la misma desde que estalló el encándalo de los narcocheques . Ni para los trabajadores de la Cámara, ni para Cali. Para los primeros porque no hay día en que no aparezca un investigador en busca de nuevas pistas, ni tampoco faltan las amenazas por cumplir con su trabajo de mostrar las matrículas. Y para Cali, porque ha aumentado la tensión en la ciudad a raíz de los constantes allanamientos (cerca de tres por día).

La búsqueda tuvo repercusiones incluso en Putumayo. Las investigaciones han demostrado que ya nada se envía allá ni llega de allá. Esto ha generado que los pesados del cartel estén en una actitud defensiva y los traquetos , en una guerra entre ellos por los problemas que se han originado en el negocio , dicen fuentes del Bloque de Búsqueda.

Luego de los documentos encontrados en los 200 allanamientos realizados en los últimos seis meses, muchos apartamentos y viviendas de miembros del llamado cartel han sido abandonados. La Fiscalía y Los carapintadas , como se les dice a los del Bloque, están encontrando desocupadas las viviendas de testaferros, de lugartenientes, de amantes y de la gente de seguridad.

Hace poco regresamos a una vivienda del norte a la que habíamos entrado y la chapa seguía dañada , cuenta un funcionario de la Fiscalía.

Golpe a la seguridad La información recogida en los allanamientos, en donde hay hasta aerofotografías de diferentes zonas no determinadas de Antioquia, permitió conocer un listado de empresas cuyo origen y capitales son investigados.

Entre otros documentos, las autoridades encontraron un comprobante de chequera del Banco de Colombia, de la serie número 3309159, a favor del Grupo Especial por 28 millones 900 mil pesos. Por concepto de: Equipo Especial , dice y luego una lista: Universidad 2 950; Colegios 2 300 y varios 1 050 y 6 300 .

Según organismos de inteligencia, estos serían las categorías de los grupos de seguridad de acuerdo con los niveles de mando en el cartel. Así, los máximos estarían protegidos por la universidad y los bajos, por los colegios .

De la misma manera se halló que el cartel tiene un hombre encargado de la seguridad y la recuperación de las armas y aparatos de comunicación decomisados, gracias a los contactos que tiene por ser un teniente retirado del Ejército. Eso quedó claro en la carta que él le envió a uno de los Rodríguez Orejuela solicitándole aumento de sueldo: señor, en forma permanente hago todo lo concerniente en la recuperación de radios, armas, vehículos, mantengo permanente contacto con (alias del contacto) y hago los empalmes con las autoridades y poder salir adelante en todo .

El Cartel no paga altas sumas de dinero a sus empleados, sino lo normal. Sin embargo, sí les ayuda en sus problemas familiares para asegurar su fidelidad y su silencio , dice una fuente de inteligencia. Sin embargo, con el golpe a las comunicaciones, los capos se están quedando con los hombres de mayor confianza .

A eso se debe que con frecuencia se encuentren cartas, como la del 20 de junio de 1994 dirigida a Miguel Rodríguez Orejuela por Luis Fernando Restrepo, Grupo de don Gustavo , y que dice: por medio de la presente me permito saludarlo y desearle completo bienestar en unión de su familia. Patrón le pido el favor en lo que le sea posible hacerme un préstamo por la suma de 500 mil pesos, dinero que solicito para suplir una calamidad doméstica (operación de mi suegro). Me comprometo a cancelarlo en cuotas mensuales de 20 mil .