Archivo

LA PROPUESTA BANANERA NO LE GUSTÓ A EE.UU.

Estados Unidos le hizo el feo a la propuesta de Colombia para solucionar el lío bananero.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El representante comercial estadounidense, Mickey Kantor, fue poco receptivo con el ministro de Comercio Exterior, Daniel Mazuera Gómez, durante la entrevista que sostuvieron ayer.

El martes, varios empresarios expresaron a través de EL TIEMPO su temor sobre el posible rechazo de Estados Unidos a los planteamientos de Colombia, situación que comienza a ser realidad, según un lacónico comunicado del Ministerio de Comercio Exterior.

Nuestra voluntad constructiva fue recibida con cierta frialdad por el Embajador Kantor, y sólo permite declararnos moderadamente optimistas. Aunque es positivo que ambas partes mantengan un interés en seguir conversando, las posiciones de los países están bastante distantes , señaló Mazuera Gómez a través de un comunicado.

No obstante, Mazuera dijo que Colombia seguirá adelante con el Acuerdo Marco bananero firmado con la Unión Europea (UE) y Costa Rica, el cual ha sido atacado por Estados Unidos.

Acuerdo Marco Uno de los planteamientos principales de Mazuera a Kantor se refirió a una propuesta de algunas comercializadoras colombianas para distensionar la difícil situación.

Esta propuesta consiste en darle más porcentaje, dentro de la cuota global de fruta que la Unión Europea (UE) le asignó a Colombia, a las transnacionales estadounidenses Chiquita Brands y Dole.

La cuota global es de 21 por ciento sobre 2,5 millones de toneladas de banano latinoamericano para 1995, la cual se amplió a 24 por ciento porque Nicaragua le cedió su porción a Colombia.

Costa Rica recibió un porcentaje de 23 por ciento. Los otros países exportadores latinoamericanos que no firmaron el Acuerdo Marco, como Ecuador, Honduras, Guatemala y Panamá, tienen que repartirse el restante 53 por ciento del volumen que comprará este año la UE.

Por tener antes un porcentaje que consideraron bajo, y además alegaron discriminación, las dos transnacionales le pidieron a su Gobierno que investigue y sancione a Colombia con la ley Super 301 , que prevé retaliaciones comerciales unilaterales.

Pero ahora, la propuesta de algunas compañías colombianas no le ha gustado a las estadounidenses, lo que termina de complicar el entorno bananero.

Chiquita se retiró la semana pasada de las conversaciones y ayer se supo que Dole, a través de su filial Tecbaco, hizo serios reparos a la fórmula.

Sunisa no acepta Y tampoco está de acuerdo con esa propuesta la empresa colombiana Comercializadora Internacional Sociedades Unidas (Sunisa S.A.), con sede en Medellín.

Sunisa señaló ayer que el porcentaje de 1,5 por ciento que contempla dicha propuesta no es justo para ella.

Es injusto que a nuestra compañía, con solo 18 meses de exportaciones, se la quiera medir con aquellas a quienes se las ha dado un tiempo de 36 meses para efectuar sus cómputos , dijo Sunisa.

Agregó que esto resultaría ilegal, antidemocrático y le causaría serios perjuicios. La empresa considera que merece una porcentaje en las licencias de 2,11 por ciento.

Sunisa se refiere a la metodología usada por las comercializadoras más grandes para construir los porcentajes. Midieron las exportaciones del período 1992-1994.

Cada porcentaje equivale a certificados de exportación o licencias que entrega el Gobierno de Colombia a las empresas para poder entrar al mercado restringido de la UE, como lo determina el Acuerdo Marco.

La posición de Chiquita y Dole y el desacuerdo de las compañías colombianas más pequeñas, como Sunisa, le agregan elementos de debilidad a la carta que Mazuera se jugó frente a Kantor en Washington, es decir, la mencionada propuesta de algunas comercializadoras colombianas.

Se considera que el peligro de la Super 301 ha crecido con la ratificación de Colombia del Acuerdo Marco, apoyada por Costa Rica, cuyo ministro de Comercio, José Rossi, dijo ayer en San José que su país seguirá firme.

Kantor le aseguró a la Comisión de Finanzas del Senado, el mes pasado, que antes de junio Estados Unidos finiquitará el conflicto bananero, sea con Super 301 o acudiendo ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Mazuera le reiteró ayer a Kantor, según el comunicado del Ministerio de Comercio Exterior, que el foro apropiado para dirimir la disputa bananera era la OMC, Entre tanto, en Washington, el embajador colombiano Carlos Lleras de la Fuente le dijo a los periodistas que le parece injusto que Estados Unidos le exija a Colombia que elimine los cultivos ilícitos y a la vez le ponga trabas a los cultivos legales.