Archivo

SE ABRE PASO CÁRCEL A EVASORES

Los evasores de impuestos y quienes ingresen mercancía de contrabando al país no deben estar tan tranquilos.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ayer quedó planteada nuevamente la posibilidad de penalizar estas dos actuaciones que van en contra del fisco y la economía nacional.

En esta oportunidad la cárcel para evasores y contrabandistas fue bien vista por el Gobierno. El ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, dijo que sería importante penalizar el contrabando así como algunos casos donde se presente claramente la evasión fraudulenta de impuestos .

Así se refirió en torno a una propuesta que está estudiando el representante a la Cámara, Rodrigo Garavito, quien es el coordinador ponente del proyecto de reforma tributaria.

Según el congresista, es conveniente consultar a la opinión pública, a través de los diferentes medios de comunicación, para conocer si el país es partidario o no de tipificar como delitos estas dos casos. El contrabando actualmente es considerado como una infracción y la evasión no tiene carácter de delito.

Si hay un consenso favorable se incluiría en la ponencia para primer debate de la reforma tributaria, que comenzará a estudiarse en los próximos días.

Algunos sectores son partidarios de aplicar medidas drásticas teniendo en cuenta que de cada 100 pesos que le deben ingresar al fisco, más de 30 se pierden porque no los declaran los contribuyentes.

No es la primera vez que este tema controvertido sale a flote. En diversas ocasiones se ha tratado de meter a la cárcel a los evasores y a los contrabandistas. Uno de los principales opositores ha sido el propio Congreso que durante el debate de la reforma tributaria de 1992 se negó a penalizar la evasión.

Gremios como la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) han expresado sus reservas aduciendo que la justicia penal aduanera nunca funcionó y jamás quedó un pez gordo tras las rejas.

Más impuestos La propuesta sobre la penalización se conoció durante un debate realizado en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, donde intervinieron gremios como la Asociación Nacional de Industriales (Andi), La Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) y Fedemetal, que expresaron sus puntos de vista en torno al proyecto de reforma tributaria.

Las principales inquietudes están relacionadas con el aumento de tarifas que podrían causar un desestímulo al sector productivo.

El vicepresidente de Comercio Exterior de la Andi, Hernán Puyo, pidió al Congreso revisar los mecanismos de retención y anticipo del impuesto a las ventas (IVA) al señalar que no parece justificado imponer mayores cargas financieras y administrativas a los contribuyentes que no se verán compensadas con mayores controles a la evasión.

Así mismo, precisó que los grandes productores van a ver afectada su competitividad frente a quienes no tienen que liquidar el anticipo en el IVA, con lo cual se crea una discriminación.

Otro de los cuestionamientos esta relacionado con la renta presuntiva cuya tarifa aumentaría del 4,0 al 7,0 por ciento. La renta presuntiva resulta grave porque en Colombia los patrimonios vienen incrementándose año tras año y de manera acumulativa por los ajustes integrales por inflación , señaló el gremio.

El mayor peso de este gravamen recaería en el sector petrolero, el cual vería incrementada la base gravable en un 200 por ciento.

IVA a carros Sobre el impuesto de renta cuya tarifa quedará en 37 por ciento, la Andi consideró que esto significa un aumento efectivo del 23 por ciento ya que la tarifa actual se encuentra entre 30 y 35 por ciento dependiendo de los descuentos. Mayores tarifas implicarían mayor evasión y problemas de competencia .

En torno al régimen fiscal para el sector petrolero y los sectores de carbón, gas y níquel el gremio sostuvo que es más gravoso, razón por la cual pidió eliminar el impuesto de guerra y de remesas con el fin de incentivar la inversión extranjera.

La propuesta del Gobierno prevé la eliminación de la contribución especial pero para los nuevos descubrimientos petroleros y la reducción gradual del impuesto de remesas que es del 15 por ciento, superior al que se aplica para las demás compañías extranjeras y que está en 7,0 por ciento.

Fedegán cuestionó por su parte el aumento en la renta presuntiva y el incremento en el IVA para los vehículos, al señalar que mayores cargas impositivas no harán otra cosa que agravar la situación del sector agropecuario que se encuentra en una de sus peores crisis debido al secuestro, la acción de la guerrilla y la competencia internacional.

Fedemetal también se mostró en contra del impuesto a los carros señalando que con este gravamen las ventas van a caer este año en 21.000 vehículos.

El gremio criticó el desmonte de la deducción en el IVA para los bienes de capital y para la maquinaria agrícola.