Archivo

LA REVOLUCIÓN DE LA SALUD

Cada vez que Ana María se ha enfermado por alguna razón, ha debido ir con su tarjeta del Seguro Social a la entidad de salud más cercana, y soportar agotadoras esperas para poder, al fin, ser atendida de urgencias.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ella es empleada desde hace más de diez años y aporta cada quincena una parte de su salario para la atención en salud, como lo hace también para pensiones.

La situación de Ana María es similar a la de millones de colombianos que han debido soportar la ineficiencia del Estado, y se han visto obligados a dejar en manos oficiales la preocupación por su salud.

Estas circunstancias comenzaron a dar un vuelco desde el primero de enero de este año.

Gracias a la Ley 100 de 1993 o Ley de Seguridad Social, el panorama para la salud en Colombia comienza a cambiar.

Cambio radical El nuevo sistema de salud creó la figura de las Empresas Promotoras de Salud (EPS), que empezaron a operar desde el primer día de 1995.

Estas entidades tendrán desde ahora la responsabilidad de ofrecer servicios de salud con la calidad, eficiencia y oportunidad requeridas por la población.

En la actualidad, 13 EPS han sido autorizadas por la Superintendencia Nacional de Salud y se espera que al finalizar el año se completen 20; todas con cubrimiento nacional.

Para Edgar González Salas, Superintendente Nacional de Salud, el proceso de implementación de la ley ha sido lento, por las condiciones de un mercado en el cual tienen la iniciativa los particulares .

El capital pagado por las 13 EPS autorizadas hasta ahora fue de un billón 302.881 millones de pesos. (billón: un millón de millones) y su capacidad de afiliación es de 12.985.709 personas.

De este total, al ISS corresponde un capital pagado de un billón 277.733 millones de pesos, que equivalen al presupuesto de funcionamiento para este año y el total de sus afiliados llega a 10.197.720.

Esto demuestra a las claras el monopolio establecido por el ISS en los años anteriores, y pone de presente el hecho de que ya de por sí es muy positiva la entrada de los particulares en el manejo de la salud.

Libertad y cobertura Tal vez una de las consecuencias más importantes en el nuevo esquema de la salud en Colombia, además de la apertura a la competencia, es el de que ahora cualquier persona tiene la libertad de elegir la EPS de su predilección, y dentro de ella, la Institución Prestadora de Servicios de Salud (IPS) donde desea ser atendido.

Otro aspecto importantísimo es que todas las EPS, sin excepción, deben ofrecer cobertura familiar y un Plan Obligatorio de Salud (POS) a todos sus afiliados.

Además, existen dos regímenes paralelos: el contributivo, para las personas con capacidad de pago; y el subsidiado, diseñado especialmente para los más pobres.

Esto quiere decir que, a través de las EPS, todos los colombianos tendrán acceso a la salud en un futuro cercano.

Tenemos un sistema en construcción que lo vamos a consolidar efectivamente en 1998. Queremos que haya 15 millones de personas afiliadas al régimen contributivo. En el régimen subsidiado la meta del gobierno es afiliar a 9 millones de pobres en 1998 , afirma González Salas.

El Gobierno nacional espera incrementar en 1998 el cubrimiento de salud a un 70 por ciento; en la actualidad apenas llega al 20 por ciento de la población.

Todo el interés del sistema es que las personas afiliadas a él estén sanas. Además, esto les conviene a las EPS, que deben ofrecer servicios de calidad para poder competir .

La Superintendencia Nacional de Salud es la entidad encargada de vigilar a las EPS y de velar porque cumplan tanto los cupos de afiliación como los estándares mínimos de calidad en sus servicios de salud.

Lo más importante es que se garantice la calidad en el servicio de salud y que haya una estabilidad financiera de las EPS , asegura el superintendente de salud.

Quienes son empleados del sector público o privado, tienen plazo hasta el 30 de junio para afiliarse a una nueva EPS. Si no manifiestan ninguna intención, se entenderá que permanecen en la EPS del ISS. Solo después de transcurrido un año podrán cambiar de EPS, si así lo desean.