Archivo

LE HE METIDO TODO

Más flaca que cuando salió de Bogotá, Tatiana Castro Abuchaibe espera con ansiedad a que llegue el próximo viernes.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La colombiana lleva más de veinte días ensayando para la noche final, comiendo a medias, sonriendo, haciendo amigas, aguantando las envidias, oyendo comentarios y, sobre todo, lejos, muy lejos de su casa con la única esperanza de darle a Colombia el esquivo título que solo nos remite a la época de Luz Marina Zuluaga.

Sabe que pase lo que pase ella ha puesto todo su empeño para sacar adelante este reto que, además, cada día es más grande. Tatiana no solo tiene la rivalidad de 89 representantes más, sino que también tiene que luchar con el fantasma de tres virreinatos encima y con la expectativa que genera este certamen en Colombia.

Por eso quiere ganar y por eso mismo no ha ahorrado esfuerzo para lograrlo. Sé que si no gano es porque Dios no lo quiere así. Yo le he metido todo. He trabajado para ganarlo y si no obtengo la corona sé que no fue por irresponsabilidad mía .

El país entero espera mucho de ella y eso la tensiona porque entiende que no puede defraudarlo, pero tiene la tranquilidad de no haber ahorrado esfuerzo para salir de Windhoek con la corona a cuestas. He trabajado mucho más que en Cartagena para esto. He hecho todo lo que me han dicho . Siempre sonriente, siempre hablando con todo el mundo, siempre con la voluntad de ensayar, sin quejarse de nada. Tatiana ha entendido que no solo hay que ser bonita para ganarse este título. La seguridad que irradia despierta un gran entusiasmo dentro de la gente del staff de Mis Universo que realmente la quiere mucho. Yo estoy segura que dentro de las diez finalistas quedo, e incluso dentro de las seis, pero de ahí en adelante no sé más .

La cercanía de su familia y de su novio le dieron fuerzas nuevas y el hecho de sentirse acompañada de tanta prensa la tienen muy optimista. Sin embargo, también la preocupa el hecho de saber que todo ese esfuerzo que se ha movilizado fue en torno suyo y que no puede defraudar.

Pero acá la lucha es pareja y es muy difícil saber las preferencias del jurado en materia de belleza. No hay que olvidar que si las 89 candidatas se encuentran en Namibia es porque simple y llanamente son muy lindas y que, aunque unas sobresalen más que otras, el hecho de estar acá ya es por algo. Por eso es todo un reto para cada una de ellas.

De aquí en adelante todo puede ocurrir. Entramos en la cuenta regresiva de un concurso que, a pesar del duro trabajo de las diversas representantes, hasta ahora empieza a subir puntos, pues solo hasta ayer el jurado las vio y aunque los encantos suman puntos no son suficientes para convencer.