Archivo

HOUSTON, A LA RECONQUISTA

Los Rockets de Houston resucitaron en la liga profesional de baloncesto de la NBA después de estar al borde de la eliminación y hoy iniciarán una decisiva serie frente a los Suns de Phoenix en busca de la final de la Conferencia Oeste.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los actuales campeones revivirán este año los emocionantes duelos de 1994 en los que al final se llevaron la mejor parte al derrotar a Phoenix por 4-3 y llegar a la final del torneo, en la que derrotaron a los Knicks de Nueva York.

El eficiente juego de su astro Hakeen Olajuwon, quien ha marcado 35 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias promedio en los cinco partidos disputados ha sido el principal motivo de inspiración de los tejanos. Olajuwon ha estado respaldado por Clyde Drexler con 25,2 puntos por cotejo y Kenny Smith con 17,4.

Los Rockets han puesto el corazón en cada partido, dispuestos a luchar por revalidar la corona y si no, al menos, caer con las botas puestas como un campeón digno.

Han sabido aprovechar mejor el talento y las habilidades de Olajuwon, pero contando con un mejor trabajo colectivo, algo de lo cual adolecieron a ratos en la temporada regular.

Los Suns de Phoenix que han tenido una estupenda temporada y están invictos en los playoffs con tres triunfos tras eliminar sin problemas a Portland, opondrán a las huestes de Olajuwon a otra gran figura, Charles Barkley, quien con 33,7 puntos por partido, 13,7 rebotes y 3,3 asistencias es su principal baluarte.

El enfrentamiento Olajuwon-Barkley es en la costa del Pacífico lo mismo que en el Este, el duelo entre Michael Jordan y Shaquille Olajuwon, quien se impuso a los Chicago Bulls en la primera estación del enfrentamiento particular entre ambos.

La victoria de los Magic de Orlando, en casa, mostró el domingo la fuerza que les brinda a los floridanos jugar ante su público.

Su próximo partido será mañana y no sólo el público, sino también los pequeños hijos de Jordan, Jefrey, de seis años, y Marcus, de cuatro, estarán pendientes del enfrentamiento.

El mayor de los vástagos de Jordan le dijo a su padre por teléfono: Papá, ojalá ganen el próximo y en sus palabras interpretaban el sentir de la afición de Chicago que desea que el equipo regrese a casa con la serie igualada.

Sin dudas, que el primer partido no fue uno de los brillantes a que nos tiene acostumbrados Jordan, quien anotó sólo ocho tiros de 22 intentos desde el campo y perdió un balón e hizo un mal pase en los minutos decisivos.

Por su parte, los Pacers de Indiana al igual que los Spurs de San Antonio han ganado en sus cuatro salidas en los playoffs y tantos los unos como los otros han mostrado un buen juego de conjunto que los colocan en calidad de favoritos para llegar a la final de sus respectivas conferencias.

Muchos expertos vaticinan una final en el Este entre Chicago e Indiana y en el Oeste entre San Antonio y Phoenix, aunque los más conservadores o menos arriesgados se inclinan por que a este nivel puede ocurrir cualquier cosa.

Anoche, Los Angeles Lakers jugaban en San Antonio (Oeste). Hoy: Indiana, en Nueva York (Este) y Houston, en Phoenix (Oeste). Mañana: Chicago, en Orlando (Este).