Archivo

MICROEMPRESAS, CLAVE DEL DESARROLLO

Otra opción de integración regional que toma fuerza tiene que ver con el desarrollo de las micros y pequeñas empresas, que tienen su principal problema en la financiación de nuevos proyectos.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ahora el Estado tiene la obligación de introducir en los planes de desarrollo estrategias y programas con el objeto de mejorar la productividad y competitividad de las empresas, y más de las pequeñas o de las que apenas comienzan.

El tema fue analizado en el Seminario Internacional sobre la Promoción y el Financiamiento de la Pequeña y Mediana Empresa , que se realizó durante tres días en Bogotá, organizado por el Instituto de Fomento Industrial (IFI).

Expertos de diferentes países coincidieron en la necesidad de integrar capacidades técnicas e institucionales y generar nuevos mecanismos de concertación entre los empresarios y los gobiernos para darle fuerza a las pequeñas empresas.

Las microempresas son organizaciones económicas que realizan alguna actividad agropecuaria, industrial, comercial o de servicios para satisfacer un sector específico y que tienen un tamaño reducido.

Precisamente, por esa circunstancia tienen ventajas y desventajas frente a las grandes empresas.

Según el Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras de Desarrollo (Alide), Carlos Garatea Yori, algunas de las ventajas que poseen son la capacidad de utilizar adecuadamente el recurso humano, la posibilidad de concentrarse en productos donde son altamente competitivas, adaptación a los cambios con menos traumatismos y al mismo tiempo facilitan la distribución del ingreso en la población de segmentos bajos.

No obstante, el experto aseguró que existen algunos aspectos que desfavorecen las micros como la escasez de equipos y tecnología, los altos costos financieros, un débil poder de negociación y carencia de recursos.

Como si fuera poco tienen grandes limitantes para acceder a información de procesos técnicos así como para conseguir datos sobre las actividades de sus competidores, con lo cual es difícil desarrollar estrategias.

Cuello de botella Sin embargo, el principal cuello de botella tiene que ver con la financiación. Garatea Yori aseguró que la pequeña y mediana empresa en nuestros países, como se sabe, se caracteriza por enfrentarse a fuertes limitaciones en la captación de recursos financieros ajenos, en monto y condiciones idóneas .

Esas limitaciones tienen su origen en el reducido tamaño empresarial y los escasos fondos propios de las empresas de este renglón.

La situación se agrava aún más en épocas de crisis económica o cuando los recursos son limitados, como ocurre actualmente en Colombia, que llevan a consecuencias como suspensiones de pago, quiebras y cierre temporales o definitivos.

Lo grave del asunto es que aunque todos conocen de las dificultades y limitantes, hasta ahora en la mayoría de los países de la región no se ha podido superar esa situación.

Por esa razón, una de las principales propuestas que se ventiló en el seminario fue la necesidad de establecer, fortalecer o reestructurar las instituciones financieras de desarrollo.

Estas organizaciones deben especializarse en la financiación de la micro, pequeña y mediana empresa y ofrecer servicios bancarios generales. Asimismo, tendrán la tarea de otorgar préstamos a largo plazo para equipos y capital de trabajo y créditos en condiciones preferenciales para programas específicos.

En épocas en que el comportamiento del mercado financiero es normal los microempresarios no requieren de tasas de interés subsidiadas. Es más importante la agilidad, oportunidad, el plazo y la permanencia del crédito.

Precisamente, parte de los problemas que han enfrentado los pequeños empresarios del país se originan en la falta de recursos durante los últimos meses, como lo ha denunciado la Asociación Popular de Industriales (Acopi), gremio que aseguró que el dinero en la actualidad va a los grandes empresarios.