Archivo

LAS BARRERAS AL MERCADO TEXTILERO SON UN REMIENDO

La representación colombiana aseguró ayer en Cartagena que la eliminación de restricciones a la importación de textiles por parte de los países consumidores ha sido insignificante, después de la sustitución del acuerdo Multifibras.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

A su turno, la Organización Mundial de Comercio (OMC) advirtió que si bien es cierto que los países textileros pueden sentir frustración por la lentitud en la eliminación de barreras, los consumidores no están cumpliendo las normas.

El embajador de Colombia ante la OMC, Néstor Osorio, señaló que el proceso de liberalización arancelaria para el sector, que durará diez años, se ha iniciado y es preciso velar por el cumplimiento de las reglas previstas en el nuevo convenio, enmarcado en el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (Gatt).

Los planteamientos fueron hechos al iniciarse la XXI Reunión del consejo de la Oficina Internacional de los Textiles y las Prendas de Vestir (ITCB), por sus siglas en inglés, a la que asisten delegados de más de 25 países, de la OMC y las Naciones Unidas para el Desarrollo (Unctad).

La actitud y las advertencias recientes de los países importadores nos indican que la posibilidad de nuevas restricciones no es remota y que de alguna manera había interferencias en el proceso de liberación. Ello nos conduce a dudar de la voluntad política de los principales países importadores y a vigilar intensamente la integridad y el cumplimiento del acuerdo de textiles , dijo Osorio.

Serensen Jan-Etrik, de la OMC, señaló que aunque haya un nuevo acuerdo para liberar las barreras al comercio de textiles en una década, los países productores deben estar atentos para que se le dé cabal interpretación a las normas. Con reuniones como esta, los países productores pueden acelerar el proceso de liberación de las barreras existentes hoy en día , precisó.

Durante las deliberaciones que se prolongarán hasta el viernes, se hará énfasis en la necesidad de establecer nuevas medidas proteccionistas, como por ejemplo, la práctica del ecotiqueteado en el mercado de los productos textiles.

El inspirador del ITCB, el colombiano Felipe Jaramillo, dijo a su turno que es un hecho real que los países consumidores de textiles no son muy dados a bajar sustancialmente las barreras arancelarias, pero confió en que el acuerdo laboral en el GATT sea cumplido. Podemos ver que por lo menos en los tres primeros años de existencia del nuevo acuerdo será poco lo que se logrará en relación con los países consumidores, pero con reuniones como éstas y la concertación, podemos los países en desarrollo continuar haciendo presión para que este desmonte se haga lo más rápido posible , anotó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Colombiana de Productores de Textiles (Ascoltex), Iván Amaya, dijo que a nivel internacional es necesario que se desmonten los aranceles y a nivel interno controlar el contrabando abierto y el técnico, para que los textileros puedan competir en mejores condiciones.