Archivo

INVESTIGAN DESTRUCCIÓN DE DOCUMENTOS

Los fiscales encargados de las diligencias judiciales en el Hotel Intercontinental de Cali tuvieron que tomar medidas extremas para evitar que las pruebas se siguieran desapareciendo.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Además de los allanamientos precipitados hace dos semanas debido a las continuas trabas de algunos funcionarios del Hotel, la comisión judicial se vio obligada en los últimos días a decomisar los archivos microfilmados donde consta la contabilidad y el inventario de huéspedes del Inter.

Desde que se hicieron públicas las primeras decisiones del Expediente 8.000 y se sometieron los nombres de ocho congresistas a la Corte Suprema de Justicia por presuntos pagos del narcotráfico, la Fiscalía resolvió también dedicar un equipo para adelantar pesquisas específicas en el Hotel Intercontinental.

El grupo de investigadores está metido de lleno en el análisis de todo lo que tiene que ver con una cuenta abierta por Inversiones Ara firma de la familia Rodríguez Orejuela en el Hotel Intercontinental. A través de ella se pagaron más de 70 millones de pesos por concepto de hospedaje, minibar y otros, a diferentes personas, algunas de ellas conocidas en el ámbito político nacional.

Las pruebas contra Mestre De otra parte EL TIEMPO pudo establecer que no fueron sólo los dos cheques conocidos por 5 millones y bajo el concepto de mensualidad , los que llevaron a los fiscales sin rostro a detener por presunto enriquecimiento ilícito y sin beneficio de excarcelación, al ex senador Eduardo Mestre.

En el expediente figuran las dos colillas mencionadas, pero también otros cuatro cheques (tres de 5 millones y uno de 10), dos girados por la Distribuidora Agrícola La Loma Ltda., y dos más por Export Café Ltda. En total, 30 millones de pesos.

Tanto La Loma como Export Café Ltda, hacen parte de las cuatro empresas a través de las cuales según los indicios recogidos por las autoridades se movieron más de 15 mil millones de pesos entre marzo y junio de 1994.

Documentos en poder del Estado confirman que tres de ellas (La Loma más El Diamante y La Estrella) no fueron más que empresas de papel con el único propósito de realizar cuantiosos movimientos de dineros, tras de todo lo cual se hallaba el señor Miguel Angel Rodríguez Orejuela, quien finalmente ordenaba con qué chequera se pagaba determinada cuenta o se giraba dinero a particulares, a pesar de que no figurara como socio de ninguna de ellas .

En ese sentido, el testimonio rendido por Guillermo Pallomari ha sido prueba contundente en contra de Mestre. Bajo juramento y sorprendido en medio de los allanamientos, Pallomari ratificó que quien ordenaba los pagos de las cuentas en cuestión, halladas en su oficina, era Miguel Rodríguez Orejuela.

De ahí que las explicaciones de Mestre según las cuales los cheques se los había dado Omar Pérez (representante legal de La Loma) por la venta de unos cuadros y tapetes, fueron calificadas por los fiscales como una paupérrima disculpa .

Al parecer el ex senador no fue capaz de dar una justificación concreta de cómo y dónde conoció al señor Pérez, y mucho menos fue convincente la descripción física que dio de su presunto cliente. Es tan abstracta, genérica e indeterminada que sólo parece informada por alguien que realmente no conoce a quien se le pidió describir , dijeron fuentes que conocieron lo dicho por Mestre.

Además, ninguna de las cifras por las que supuestamente el sindicado negoció los tapetes y cuadros corresponden a los pagos que en efecto recibió.

Pero lo que según las autoridades enfatizó la falta de elementos de defensa de Mestre, fue su incapacidad para explicar porqué los 15 millones de pesos girados por Expor Café, terminaron consignados en su cuenta de la Caja Agraria. Esta suma en particular, no cupo en la justificación de venta de tapetes y cuadros a Omar Pérez , dada por el político liberal.