Archivo

LOS GARCÍA, SINÓNIMO DE TÉCNICA

Zúñiga en Córdoba, Julio en Sucre, Pineda en Magdalena, Valdéz y Cassiani en Bolívar y Tejedor, Rojas y García en Atlántico. Son apellidos familiares en torneos nacionales aficionados y en carteleras profesionales en territorio colombiano.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los García comenzaron con Manuel, padre, como fundador del club barranquillero Isla Antillana nombre de un estadero de salsa muy popular de su propiedad en el barrio El Carmen de esta ciudad y luego como miembro de la Liga del Atlántico.

El hijo mayor, Manuel, conocido más como Pachín , entrenador de Jimmy durante su pelea trágica del sábado en Las Vegas (Estados Unidos), fue el primer boxeador en la familia. Y arrancó a pelear temprano.

Lo hizo por allá en 1974, como infantil, pero a gran nivel, en la categoría de mayores, fue en 1981, como representante rojiblanco en el Torneo Nacional de marzo de ese año en la división mosca ligero. Con fiebre y en decisión parcializada, perdió en la final ante el local Juan Villalba, posteriormente campeón Latinoamericano en Brasil, Suramericano en Bogotá y quinto en el mundo en Canadá.

Pachín asistió a varios selectivos nacionales y fue el mejor mosca ligero costeño por algún tiempo, derrotando dos veces al crédito sucreño Rodolfo Blanco, quien después sería campeón mundial profesional. Se retiró sin pasar al profesionalismo porque la familia estaba de por medio.

Luego llegaron los otros hermanos medio hermanos por parte de padre del 82 en adelante, peleando desde infantil. Armando, por ejemplo, abandonó temprano porque se fracturó el brazo derecho por pegar con el antebrazo en un combate interclubes en Barranquilla.

Entonces, en pleno dominio atlanticense en el boxeo aficionado colombiano en todas las ramas, surgió Jimmy, por allá por 1984, con 12 años. Dos temporadas más tarde, el 25 de abril de 1986, en el coliseo San Vicente de Sincelejo, venció por puntos al cordobés Luis Zúñiga, se alzó con el oro en la categoría gallo, encabezó el título colectivo atlanticense y fue premiado como El Más Técnico en el primer campeonato Nacional Junior celebrado en el país.

A un hermano menor, Miller, no le dejaron competir porque apenas contaba con 13 años y no llegaba a los 38 kilogramos. Jimmy repitió el oro en el segundo Nacional Junior, en 1987 en Barranquilla, otra vez a expensas de Zúñiga, pero en la división pluma, y se fue al profesionalismo en el 88, con 17 años, porque quería ir a los Juegos Olímpicos y al no tenerse en cuenta para Seúl, no soportaba cuatro años más.

Para Miller la consagración nacional también también fue en Sincelejo, en 1990, en el Torneo Juvenil. Fue campeón pluma y premiado como El Púgil Más Técnico. En el 91, en Buenaventura, conquistó el título colombiano en mayores y representó a Colombia en el torneo Batalla de Carabobo en Venezuela y en el Internacional Julio Gerlein Comelín, en Colombia.

Miller pasó al rentado y hoy es uno de los prospectos del país, en las 126 libras, permaneciendo invicto en 14 combates.

Marvin, el menor, quien con cinco años debutó en una función de Jimmy en el barrio El Carmen, se alejó por un tiempo y hace tres años regresó al boxeo. Su ascenso ha sido rápido y es de los mejores pegadores nacionales en el campo aficionado. En el 93 ganó oro en el Nacional Junior de Pereira y en el 94 repitió el metal en el juvenil de Girardot.

Recientemente obtuvo un triunfo internacional sobre Cuba, en la gira de los isleños por el país, y desde comienzo de temporada permanece concentrado en Cartagena como miembro de la Preselección Nacional, que trabaja bajo la dirección del cubano Adrián Núñez y Antonio Cervantes Kid Pambelé , con miras a las Olimpiadas de Atlanta-96.

El sinónimo de los García en el boxeo es la técnica. La manera de pelear es elegante de cada miembro de esta familia barranquillera.