Archivo

TRANCADA EXPEDICIÓN DE PASES

El daño de las dos máquinas en la seccional de Alamos de la Secretaría de Tránsito y Transportes de Bogotá (STT), generó un trancón y un desorden de grandes proporciones a los usuarios que se agolparon para reclamar ese documento.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El comienzo de la atención al público se demoró cerca de tres horas y media.

Los problemas en las dos máquinas se presentaron desde la noche del viernes anterior cuando, al parecer, una sobrecarga eléctrica dañó los sensores de los aparatos.

Además, no tuvieron puntos de información donde se orientara a la gente sobre el orden de los turnos de atención o sobre los papeles necesarios para conseguir el pase.

Eran las 11:30 de la mañana. Llevaba esperando desde las 7:30 a.m. y aún no lo habían atendido.

Luis (omitimos el nombre verdadero), un ciudadano que fue a tramitar su licencia de conducción a la seccional de Alamos, en donde expiden el pase en una hora se fue convencido de que atender por el último número de la cédula agilizaría el proceso.

Sin embargo, no fue así. Luis perdió su llegada temprano pues el daño en las dos máquinas en Alamos hizo que la atención al público empezara a las 11 de la mañana, tres horas y media después de lo anunciado.

Los problemas se iniciaron el viernes en la noche, explicó Oswaldo Bernal, encargado de la jefatura de la División de Licencias de Alamos.

Al parecer una sobrecarga eléctrica dañó los sensores de las máquinas y eso les impidió continuar trabajado , dijo el ingeniero encargado del arreglo de las mismas.

Lo cierto es que cuando se inició el servicio, la gente aún no tenía claro cuál era la prioridad en los turnos de atención, ni si ya tenía los papeles necesarios.

Yo llegué a las 7:30 de la mañana con todos mis papeles en regla. Los radiqué en la ventanilla de abajo y luego me dijeron que subiera a hacer la fila. Después me enteré de que no nos podían atender porque las máquinas estaban dañadas.

Cuando por fin empezaron a atender, una señora viene y me dice que aún me falta el paz y salvo que certifica que no debo nada. Entonces me toca salirme de la fila para que me pongan el sello y cuando vuelvo ya me toca el turno 29 .

Sin embargo, el calvario no está solo en la oficina en la que expiden las licencias. Todo comienza desde el momento en el que tiene que hacer la consignación en el Banco del Estado.

Mientras la Secretaría de Tránsito y Transporte (STT) dijo que solo se puede pagar en la sucursal de Chapinero, la jefe de esta oficina, Janeth Moreno, dijo que no es cierto, que en las sucursales de San Martín, Paloquemao, Salitre y Zona Industrial también se pueden hacer los pagos.

Luego vienen los exámenes médicos. Mucha gente no tiene ni idea que cualquier médico adscrito al Ministerio de Salud puede hacerle los exámenes. Es más, la gente puede ir a cualquier centro de salud.

Lo cierto es que la gente se sigue quejando de la falta de información de la STT.

Aquí nadie le informa nada a uno. Solo se lo dicen cuando ya ha perdido una cantidad de tiempo. Llegué a las 7:30 y perdí toda la mañana en un trámite de se supone que se demora una hora... , dijo Luis.