Archivo

DIAGNOSTICANDO A LOS DINOSAURIOS

Ahora que los dinosaurios están de moda, creo oportuno presentar un breve sumario de las novedades que hay sobre ellos, más o menos desde el punto de vista médico.

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Quizá sea mejor comenzar con el hecho de que los dinosaurios están muertos. No existía entonces ningún patólogo que pudiera examinar los cuerpos, pero los paleontólogos han intentado diagnosticar por qué se extinguieron. Gary Landis del Servicio Geológico de Estados Unidos piensa haber encontrado un contenido más bajo de oxígeno en las burbujas de aire que quedaron atrapadas en el ámbar a finales del periódico Cretácico. Si esto es correcto (su hallazgo se discute), los dinosaurios pudieron haber muerto por dificultades respiratorias.

La principal teoría hasta ahora es que un asteroide de entre 10 y 20 kilómetros de diámetro cayó en la Península de Yucatán, hace 65 millones de años. Los científicos dicen que este lugar es rico en azufre, lo cual aumenta la probabilidad de que las nubes de polvo causadas con el impacto enfriaran el planeta.

Según Kerry Emanuel del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el impacto probablemente creó vientos de hasta 300 metros por segundo que enviaron nubes de agua y de polvo hasta la estratósfera, de nuevo aumentando el frío y también destruyendo la capa de ozono que protege a la vida de las radiaciones letales.

Hay muchas otras especulaciones sobre cómo murieron los dinosaurios, pero será probable que la caída del asteroide haya causado todo eso vientos, menos cantidad de ozono, frío, menos cantidad de oxígeno, lluvia ácida, incendios globales, hambre y enfermedad? Antes de extinguirse, los dinosaurios existieron durante 165 millones de años y todos quieren saber cómo eran cuando estaban vivos. Durante los procedimientos médicos se examina tanto a los pacientes vivos como a todo lo que excretan. Para encontrar cómo eran los dinosaurios vivos, los científicos examinan lo que queda de sus cuerpos y sí sus heces.

La paleontóloga Karen Chin, de la Universidad de California en Santa Bárbara, analiza el excremento fosilizado de un hadrosauro (llamado maiasaura, buena madre lagartija , pues hacía nidos y cuidaba a sus bebés). Sus excrementos, encontrados en las moradas de algunos escarabajos, muestran que estos dinosaurios comían principalmente coníferas.

La piel es importante, pero se han encontrado muy pocos especímenes de piel fosilizada de los dinosaurios. Una parte tiene la apariencia del cuero, pero Stephen A. Czerkas, un artista especializado en dinosaurios, examinó la piel de un saurópodo de Wyoming, un diplodocus, y decidió que este dinosaurio tenía piel escamosa con espinas por la espalda y la cola, siendo la espina más larga 18 centímetros.

Los dientes revelan mucho a los doctores y los científicos. Paul Barrett y Paul Upchurch, de la Universidad de Cambridge, encontraron que las mandíbulas superior e inferior del diplodocus tienen dientes extrañamente desgastados. El diplodocus probablemente se alimentaba levantándose sobre sus patas traseras, parándose contra un árbol y utilizando sus garras de 30 centímetros de largo como ganchos, estirando su largo cuello para pescar una sabrosa rama de la cual los dientes rasparían todas las hojas y ramas pequeñas.

La ciencia médica estudia el ADN, al igual que algunos paleontólogos, quienes dicen haberlo extraído de los huesos de los dinosaurios. Desafortunadamente esto todavía es controvertido. Quizá venga nueva evidencia de Mongolia, en donde los paleontólogos recientemente encontraron muchos fósiles, incluyendo varios embriones de dinosaurios.

Otros argumentos discuten la temperatura de los dinosaurios, pero los doctores no pueden poner un termómetro a un paciente que murió hace 65 millones de años. Debemos determinar si los dinosaurios eran de sangre caliente (endotérmicos) o de sangre fría (exotérmicos) con medios indirectos.

Muchos dinosaurios tienen el esqueleto de un animal rápido y ágil. Un dinosaurio normalmente tiene una gran cavidad en el pecho y pudiera haber contenido el tipo de corazón necesario para llevar sangre rápidamente al cuerpo, para sostener la actividad de una criatura de sangre caliente.

Los huesos de los dinosaurios son de tipo que se encuentra en aves y mamíferos y tienen más vasos sanguíneos que los de los reptiles.

Uno de los puntos en contra de la teoría de que los dinosaurios tenían sangre caliente pudiera ser el hecho de que sus huesos tienen anillos de crecimiento parecidos a los de los reptiles, encontrados por Anusuya Chinsamy en el Museo de Sudáfrica. Además, John Ruben y Williem Hillenius, en el Instituto Universitario de Oregon, no pueden encontrar huesos maxiloturbianos en la nariz de un dinosaurio. Todas las aves y mamíferos tienen estos huesos cúbicos en la parte alta de la nariz, cubiertos por el tejido que filtra el polvo y los microorganismos y ayuda a reabsorber el agua del aire. Los maxiloturbianos mantienen humificados a los pulmones y evitan demasiada pérdida de agua por la rápida respiración de los animales endotérmicos.

Todavía sigue siendo un problema la determinación de la temperatura de los dinosaurios. Pero mientras tanto, muchos paleontólogos están postulando que, aunque los dinosaurios no fueron tan exotérmicos como los reptiles, tampoco fueron tan endotérmicos como las modernas aves y mamíferos.

Chinsamy y Peter Dodson, anatomista de la Universidad de Pennsylvania, piensan que la microestructura de los huesos de los dinosaurios es un paso intermedio entre los reptiles y las aves y mamíferos de sangre caliente. Dicen que los dinosaurios pudieran haber sido fisiológicamente algo muy distinto a cualquier cosa que camine sobre la tierra actualmente .

Es la mente humana la que intenta poner a todas las cosas en categorías bien definidas? The Los Angeles Times Syndicate.

(Ver gráficos e impactos de asteroides