Archivo

EL SORBO FINAL, ESTA NOCHE SÍ

Gaviota, una mujer desgarbada, de modales rudos y sin la belleza de quien más tarde se convertiría en la protagonista de la novela, se bajó de un jeep destartalado. Seguramente venía de la hacienda más importante del pueblo de recolectar café. Era octubre, época de cosecha y muchos jornaleros la acompañaban. Uno de ellos la tocó en forma indecente y de inmediato la andariega se devolvió, lo cacheteó y, finalmente, lo botó al suelo.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los jornaleros que estaban a la entrada del bar aplaudieron la hazaña de la muchacha. Entonces, Gaviota llena de orgullo y altanería entró al bar y pidió un aguardiente sencillo con cara de doble .

Esa escena la vivió Fernando Gaitán, el libretista de la telenovela Café que termina esta noche, cuando buscaba argumentos sólidos para escribir toda la trama sobre el mundo cafetero.

Cinco años atrás...

Fue esa situación y no otra, la que le dio a Fernando Gaitán el centro de la historia que estaba craneando en aquella época. De ahí se agarró para -según dice- escribir el mundo cafetero.

La historia de Café no arrancó en enero de 1994 con el primer capítulo; sino cuando, en 1990, Samuel Duque, presidente de RCN, le sugirió a Gaitán que investigara todo sobre el grano que exporta Colombia.

Según Duque, en el país todos hablaban de café, todos lo saboreaban y todos se enorgullecían de sus bondades sin conocer a fondo la trasescena del producto.

Por eso Gaitán se bebió el café colombiano durante casi cuatro años. Viajó a Armenia, Manizales, La Tebaida, Fredonia y Pereira para recorrer sus fincas cafeteras. Para llenarme de un aroma colombiano que implicaba conocer a las chapoleras y a las andariegas con todo su enriquecedor entorno. Todo esto me implicaba. además, darme cuenta de hechos tan importantes como el proceso de recolección del grano.

Después vinieron los árboles genealógicos, los cafeteros de alcurnia, las fincas, la Federación de Cafeteros, las exportaciones; y al reunir eso y aquello, me dieron como resultado personajes con sabor muy colombiano , afirmó Gaitán, el libretista de la historia.

Café de alto rating Las cifras de sintonía de Café hablan por sí solas: según la Nielsen entre el 6 y 12 de febrero la telenovela obtuvo 69.8 puntos de rating. Luego, entre el 20 y 26 del mismo mes llegó a 70 puntos, con ello batiendo la marca de sintonía en programa colombiano.

Más adelante, entre el 27 de febrero y el 15 de marzo el puntaje se disparó a 72. Mientras que el acumulado de enero a mayo totaliza 69.6 puntos de rating.

Después de Café nadie sabe qué pueda suceder. Lo único cierto es que el final de la historia que escribió Fernando Gaitán por sugerencia de Samuel Duque, presidente de RCN, está listo para esta noche.