Archivo

LOS NIÑOS PINTARON DE MIL COLORES A TULUÁ

En un espectacular concierto en el que se le pidió al público cantar, dejad que la brisa infle tu corazón y subid como globos , el pasado fin de semana, 180 niños le pusieron color a Tuluá.

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El deseo del músico y compositor Julián Rodríguez Granada, de que los infantes en un instante de sus vidas trabajen por el interés de hacerlo, sin buscar una calificación o dinero, le llevó a crear El Concierto de los Colores .

Este coro, que trabaja en conjunto con el grupo Bandola de Sevilla y la banda Juvenil de Aguadas (Caldas), se ganó los aplausos, de más de tres mil personas entre adultos y niños tulueños, que asistieron a la media torta del parque Carlos Sarmiento Lora, en el marco del segundo Festival de La Imagen y la Palabra que se lleva a cabo en esta ciudad. En sus cantos y coreografías, los niños le contaron a Tuluá la historia de cómo los globos alcanzaron el cielo y se convirtieron en estrellas.

El propósito es que los niños descubran que tienen un potencial extraordinario y que lo cultiven. Que mediante el juego, el arte y la música pueden estimular su capacidad creativa , dice Julián Rodríguez, director del coro.

Sacar el concierto adelante, no fue cosa fácil para Julián. Al principio, solo dos entidades le prestaron ayuda para crear un taller de música en los barrios marginales. Trabajamos una hora semanal y cuatro horas al mes, por eso el proyecto se hizo en Cali en 24 horas. Llevamos unos 13 conciertos, pero el apoyo se acabó y no pudimos seguir, por lo que pensé en regresar a España, donde el proyecto tuvo mucho interés , agregó Julián.

Julián comenzó su trabajo con 60 niños de la Casa de la Cultura de Sevilla, de donde es oriundo. Allí convocó a otros niños para completar un grupo de 200, pero acudieron por lo menos tres mil. Sentí como si el cuerpo se me cayera al decirle a 2.860 niños que no podían participar en el proyecto manifestó Rodríguez.

Un maniático de la voz Después de conocer todos los instrumentos musicales, Julián Rodríguez descubrió que ninguno supera la inmensidad de la voz; cuando uno canta, vibra todo el cuerpo .

Lo caracterizan sus luminosos rizos, estilo pibe y su espíritu infantil. Este artista en música y teatro, egresado de Bellas Artes, compuso la música para dramatizados como La Vorágine y a nivel regional en Milagros y El Ausente . Ha hecho trabajos con grupos de teatro y actualmente, con la cantante Liliana Montes, labora en lo que denominará El Cancionero Raro. Los últimos aplausos y sonrisas se las ha ganado con el espectáculo como solista de Música seria con tilde en la í .