Archivo

UNA VERDADERA PALIZA:

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El combate, que lucía equilibrado al cabo de tres minutos de acciones, se inclinó definitivamente a favor de De la Hoya, campeón olímpico en Barcelona-92 e invicto como profesional, después de que derribó por primera vez al azteca. Aunque se levantó a la cuenta de cinco, jamás pudo reponerse del impacto. El nuevo monarca unificado volvió al ataque de inmediato y lo volvió a tirar, pero de nuevo se levantó. Después, cuando Ruelas ya ni siquiera era capaz de defenderse, Steel intervino para acabar la desigual pelea.