Archivo

ARROCEROS AMENAZAN CON PARO NACIONAL INDEFINIDO

A los arroceros del país se les acabó la paciencia y hoy mismo definirán si convocan a un paro general de carácter indefinido.

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), hasta el momento el Gobierno no ha cumplido sus promesas para solucionar la actual crisis provocada por las importaciones y el contrabando de arroz.

El gremio sostiene que la situación de los cultivadores está tocando fondo y que la quiebra del sector es inminente.

Ante esta situación, hoy se efectuarán reuniones simultáneas en todos los comités seccionales del país en donde la propuesta de un paro general arrocero pude ser acogida está misma tarde.

Los productores del cereal han denunciado que las importaciones excesivas y el contrabando indiscriminado los está ahogando y han reducido y distorsionado el precio interno del grano.

Sostienen, además, que el Gobierno incumplió su promesa de restablecer el arancel del 30 por ciento para importaciones de arroz provenientes de terceros países, medida con la cual se estabilizarían los precios nacionales al productor, a niveles de diciembre de 1994.

Los arroceros también han pedido que se invoque la cláusula de salvaguardia andina para frenar el ingreso de arroces triangulados a través de Venezuela y Ecuador, por considerar que esta es una práctica desleal a los acuerdos contraídos en el marco del Pacto Andino.

Así mismo, han solicitado constantemente al Gobierno que se hagan afectivos los controles aduaneros para impedir el contrabando de arroces procedentes de Venezuela y Ecuador.

Medidas de choque Este fin de semana se reunieron los ministros de Agricultura, Antonio Hernández Gamarra; de Comercio Exterior, Daniel Mazuera Gómez, y de Hacienda, Guillermo Perry, para estudiar la posibilidad de imponer cláusulas de salvaguardia para impedir el ingreso de arroces triangulados a través de Venezuela.

Este mecanismo le permite a un país suspender total o parcialmente la obligación contraída con un producto, en caso de que la importación de este bien se dé en cantidades tan mayores y en condiciones tales que provoque o amenace causar perjuicio a los productores locales.

La salvaguardia es un instrumento que no se puede tomar a al ligera , dijo Hernández Gamarra, quien aseguró que entiende la preocupación de los arroceros pero que no compartía su desesperación.

El funcionario dijo que se está estudiando la aplicación de la medida y que hasta que se consulte la realidad del comercio exterior, no se podía fijar un precio interno de intervención.

El Ministro de Agricultura también dijo que se estaban tomando medidas en el Cesar, La Guajira y Arauca para frenar el contrabando.

Costos Para la fijación del precio de intervención para la presente cosecha, los arroceros le han recomendado al Gobierno tener en cuenta los incrementos en los costos de producción para garantizar un nivel mínimo de rentabilidad al productor.

Los cultivadores sostienen que el precio del arroz, comparado con el año pasado, ha caído en 12 por ciento, mientras que los costos de producción se incrementaron en 30 por ciento, debido, especialmente, al alza de la úrea en un 100 por ciento.

Los 22 comités de arroceros del país, que permanecen en asamblea permanente desde el pasado 28 de abril, han dicho que el Gobierno se comprometió a no firmar vistos buenos para licencias de importación, lo que no cumplió al firmar documentos para el ingreso de arroces tanto de terceros países como del Pacto Andino.

Incluso, el presidente de la junta directiva de Fedearroz, Jorge Eugenio Ferro Triana, solicitó desde Neiva (Huila) la renuncia del ministro de Agricultura por el incumplimiento de esa cartera con el sector arrocero del país.

Desestímulos Según Fedearroz, algunas acciones del Gobierno han creado desestímulo al sector agropecuario, como las altas tasas de interés influenciadas por la política económica del Gobierno .

El gremio también criticó los reavalúos catastrales de los predios rurales que se incrementaron hasta en un 400 por ciento, lo que, a su juicio, aumentará aún más las pérdidas de los agricultores.

No existe en el país política agropecuaria y en ninguno de los institutos del sector hay objetivos claros , dicen.

Los arroceros advirtieron, finalmente, que toda esta situación conducirá al entierro de la actividad agropecuaria en Colombia, cediéndole espacios a la delincuencia común, la guerrilla y el narcotráfico.