Archivo

VETAN ASPIRANTES A JUECES SIN ROSTRO

El propósito de la guerrilla y del narcotráfico por neutralizar la acción de la justicia, infiltrarse en las instituciones del Estado y obstaculizar los procesos en su contra, parece no detenerse. Ni el Tribunal Nacional ni los jueces sin rostro se han salvado de ello.

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El ex presidente del Consejo Superior de la Judicatura, Pablo Cáceres, reveló que por lo menos 45 personas -con antecedentes en la subversión y en los carteles de la droga- se presentaron de manera formal como candidatos para ingresar a la justicia regional.

El propósito de la guerrilla y del narcotráfico por neutralizar la acción de la justicia, infiltrarse en las instituciones estatales y obstaculizar los procesos en su contra, parece no detenerse. Ni el Tribunal Nacional ni los jueces sin rostro, se han salvado de ello.

El ex presidente del Consejo Superior de la Judicatura, Pablo Cáceres, reveló que por lo menos 45 personas -con antecedentes en la subversión y en los carteles de la droga- se presentaron de manera formal como candidatos para ingresar a la justicia regional.

Los aspirantes -quienes dijeron cumplir con los requisitos y llenaron los formatos dispuestos por el Consejo Superior- se presentaron dentro de una lista de 348 inscritos, a fin de ser incluidos en la lista oficial para acceder a la jurisdicción.

En esencia, los postulados buscaban concursar para ser designados como magistrados del Tribunal Nacional -máxima instancia en la justicia regional- o, incluso, jueces sin rostro.

Sin embargo, el Consejo Superior detectó la irregularidad -al verificar los antecedentes de quienes quedaron inscritos con los organismos de seguridad- y los excluyó.

Esto lo que demuestra, dijo Cáceres, es el afán de la delincuencia por penetrar en la institucionalidad colombiana Lo que uno aprecia y vislumbra es una actividad muy precisa de apropiación de las instituciones, a través de medios muy sutiles, pero eficaces. Uno mira continuamente los organismos de la policía y las fuerzas armadas, donde expulsan gente que encuentran con antecedentes penales , sostuvo a este diario.

Quieren apropiarse de la institucionalidad del país y tienen la osadía de pensar que la justicia también puede ser objeto de sus propósitos. Están equivocados , indicó.

Cáceres, sin embargo, se abstuvo de revelar nombres o cualquiera otra información precisa para identificar a los controvertidos aspirantes, por cuanto se trata de personas que no tienen una condena judicial en su contra.

La justicia es un objetivo de la subversión y el narcotráfico; estamos en turno. Se convirtió en un objetivo desde la reforma de 1991 , enfatizó.

Críticas A su vez, Cáceres indicó que la Sala Administrativa del Consejo Superior parece ser un obstáculo para muchos sectores del país.

Hay un sector político al que no le gusta la Sala Administrativa , dijo.

Recuerdo a un ex congresista que me dijo que con la sentencia de la Corte, que acabó la Sala Plena del Consejo Superior, se les cayó la estantería a ellos , sostuvo Contrario a lo expresado por senadores en la discusión del proyecto de Ley Estatutaria de la Justicia en el Congreso, Cáceres dijo que los magistrados de la Sala Administrativa no estamos sentados de lunes a jueves viendo a ver a dónde nos vamos el viernes .

Porque ya a estas alturas de la vida ninguno de los que estamos nos encontramos en eso. No buscamos esa oportunidad para conocer el país, ni para conocer países del exterior. Porque en el caso mío ya había pasado , dijo.

En opinión de Cáceres, eso que digan que la Sala Administrativa no ha hecho nada y se la pasa viajando, es ridículo. Claro que uno tiene que viajar, ir a las regiones y hablar con tribunales (...) Cuántas veces viaja un ministro? o cuántas viaja cualquier funcionario del Estado que no seamos nosotros? .