Archivo

E.U VUELVE A AMENAZAR A JAPÓN

, Las negociaciones entre Estados Unidos y Japón con miras a abrir el mercado japonés del automóvil, terminaron con la evidencia de un fracaso, según un comunicado norteamericano.

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Este fracaso abre el camino a eventuales sanciones de Estados Unidos contra Japón.

El representante estadounidense para el Comercio, Mickey Kantor, dijo que a pesar de los esfuerzos importantes desplegados para culminar en soluciones inventivas, Estados Unidos y Japón no están en condiciones de concluir un acuerdo en el sector del automóvil y de sus componentes .

Kantor, que el viernes en la noche se había entrevistado en una última tentativa con el ministro japonés de Comercio Internacional, Ryutaro Hashimoto, agregó que el gobierno japonés ha rechazado considerar toda posibilidad de programas voluntarios de compra de piezas de automóviles norteamericanos por los constructores japoneses.

Por el contrario, Tokio ha adoptado una posición ideológica rígida destinada a fracasar mientras que el gobierno norteamericano se esforzó por encontrar soluciones prácticas a problemas reales , según el comunicado de Kantor.

El gobierno japonés rechazó responder a las inquietudes profundas de Estados Unidos sobre la discriminación (ejercida en el Japón) contra los constructores extranjeros , concluyó.

El sector del automóvil influye en un 60% en el déficit comercial norteamericano con el Japón, que alcanzó más de 65.000 millones de dólares en 1994.

El tema más conflictivo es la exigencia estadounidense de que Japón emplee más partes de automóviles fabricadas en Estados Unidos.

Ante la resistencia de Japón, Washington desea que los fabricantes de vehículos digan cómo pueden aumentar sus ventas de partes y repuestos, pero Tokio afirma que no puede negociar en nombre de firmas privadas.

La Unión Europea y Canadá apoyan los esfuerzos estadounidenses por desregular el mercado de repuestos automovilísticos japonés pero les preocupa la posibilidad de que se queden fuera de los acuerdos de compra firmados con fabricantes.