Archivo

EL BETA CAROTENO NO SIRVE SOLO

A medida que aumentan las dudas acerca de la prudencia de ingerir suplementos de beta caroteno, la Cenicienta de los nutrientes de la década de los noventa, algunos de sus parientes están amenazando con marcharse con la zapatilla de cristal y el corazón del príncipe. Los investigadores que estudian los carotenoides, la familia de nutrientes a la que pertenece el beta caroteno, ahora están pensando que este quizás solo es parcialmente responsable de los beneficios de salud que se le han atribuido y que uno o más de los cientos de carotenoides deberían estar compartiendo, si no acaparando, el primer lugar.

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Utilizando modernos métodos de laboratorio, los químicos recientemente identificaron más de 600 carotenoides en plantas, incluyendo unos cuarenta que son abundantes en las frutas y vegetales comunes. Durante mucho tiempo, el beta caroteno ha sido el centro de atención por tres razones principales: constituye aproximadamente una tercera parte de los carotenoides comestibles, es el que se convierte en vitamina A en el cuerpo en forma más eficiente y es un potente antioxidante que puede impedir el daño de las radicales libres a las membranas de las células y químicos del cuerpo.

Un editorial en la revista de la Asociación Médica Americana, señaló que el beta caroteno es apenas uno, aunque quizás el más conocido, de un gran grupo de carotenoides con actividad antioxidante . La capacidad de prevenir la oxidación se ha presentando como el arma que esgrime el beta caroteno en su supuesta capacidad para alejar enfermedades cardíacas y diferentes formas de cáncer.

Pero ahora los investigadores se están cuestionando tanto el mecanismo como el valor absoluto del beta caroteno, especialmente cuando este se ingiere separadamente de sus compañeros carotenoides, en forma de suplementos vitamínicos.

En cambio, evidencia reciente tanto de estudios de laboratorio como en humanos, sugiere que los carotenoides pueden ser más potentes como equipo, y tener cierto valor en la prevención de las enfermedades.

Por eso, la mayoría de los expertos han regresado a los consejos que tradicionalmente dan las madres: come tus frutas y vegetales , especialmente los verde oscuros, amarillos-anaranjados y rojos como la espinaca, remolacha, coles, zanahoria, calabaza, albaricoque, melón, tomate y pimentón rojo.

A la luz de dicha evidencia, Paul LaChance, un científico de alimentos de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, previno contra la ingestión de suplementos de carotenoides individuales. En la naturaleza tenemos una mezcla de carotenoides y aún no sabemos qué tan importante es obtenerla. Si uno toma una pastilla, no hay alternativa. Solamente está tomando uno, el beta caroteno , dice.

Regina Ziegler, quien ha estudiado la relación entre los carotenoides y el cáncer, en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, agregó: Hasta tanto no identifiquemos las propiedades protectoras en las frutas y los vegetales, no podremos meterlas en una pastilla. En este punto, el mejor consejo al público es que aumente su consumo de frutas y vegetales. Esto ayuda a recordar que lo que ha impulsado la investigación en esta área, son estudios de observación que demuestran que las personas con mayores consumos de frutas y vegetales tienen un menor riesgo de cáncer .

The New York Times News Service