Archivo

INTEGRACIÓN TIENE SUS OPONENTES

Existen en la clase económica y política sectores que no están interesados en la integración, porque la integración cambiará el escenario parroquial que podemos tener venezolanos y colombianos , advirtió el presidente de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores de Venezuela, Care, Fermín Toro Jiménez.

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Toro Jiménez, director del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual , docente e investigador universitario, especialmente en la historia de ambos países, dijo a EL TIEMPO, que ese comportamiento es ahistórico porque desde los tiempos de la Grancolombia está demostrado que no es viable la existencia separada de Venezuela y Colombia.

El proceso de integración iniciado por Colombia y Venezuela, que ahora se ha acelerado, constituye de alguna manera un reencuentro del hilo perdido , opina el diplomático venezolano.

La integración nos dará una visión universalista, global de Colombia y Venezuela, de sus potencialidades, de sus posibilidades de acción en común y de su presencia conjunta en la escena internacional , dice.

Advierte, sin embargo, los enemigos que tiene la integración.

Por supuesto, todo proceso de integración tiene resistencia, que obedece a los hábitos, las costumbres y la consciencia del pasado, producto de esa enseñanza histórica equivocada, errada y falsa, pero también depende de la resistencia del presente, de los intereses del presente que se sienten perjudicados.

Estima Toro Jiménez que estos factores no serían lo suficientemente poderosos para conducir a los dos países de nuevo a la desintegración, porque, a la vez, existen sectores importantes, que tienen poder de decisión de un lado y otro de la frontera, en las clases políticas y económicas, que se han tomado consciencia de que el futuro es la integración. No toda la clase política, ni toda la clase económica esta contra el proceso .

Afirma que son algunos extremistas los que ven un peligro en la integración: Creo que esos sectores retardatarios contra la integración no puedan tener éxito. Lo que no significa que no pueda crear problemas y seguirlos creando .

Profundizar integración El alto vocero diplomático está convencido de que e, esa resistencia se irá venciendo a medida que avance la integración, que se haga a nivel popular y que se profundice .

A su modo de ver, incidentes como los de Cararabo (donde murieron 9 infantes de marina venezolanos a manos de la guerrilla colombiana) y como los de violación de derechos humanos de ciudadanos colombianos, son sólo piedrecitas, obstáculos, que producen una cierta reacción legítima, pero desde la perspectiva venezolana de largo plazo, encontrarán su propia significación, dejarán de ser sucesos hipertrofiados y adquirirán su propia significación en el tiempo .

Como directriz general, puntualizó que debe aplicarse hacia Colombia la diplomacia preventiva .

Esa diplomacia preventiva debe desarrollarse entre Colombia y Venezuela y debe estar sustentada en un diálogo ininterrumpido y una comunicación cotidiana, cuyo objetivo es minimizar, atenuar las diferencias y los obstáculos que necesariamente se vayan presentando.

Esa diplomacia preventiva permite detectar, con anticipación, escenarios futuros de dificultades y, entonces, echar bases para que no ocurran o que si ocurren que no tengan la magnitud que no tendría de no haber negociación y diálogo .

Negociación con paciencia Al referirse a la negociación sobre las áreas marinas y submarinas en el golfo de Venezuela, Toro Jiménez hizo énfasis en que debe dejarse de lado la impaciencia.

Resolver problemas como los que forman parte del inventario global colombo-venezolano requiere de maduración, diálogo y negociación bilateral. Afortunadamente se han planteado en esta forma nuestra problemática común, de no darle a cada cosa sino su verdadera significación, su verdadera dimensión, y no convertirlos en el único problema. Al mismo tiempo, entender que cada caso forma parte de una red de problemas comunes que es necesario atender con paciencia .

Descartó la versión de que el gobierno del presidente Rafael Caldera tenga intenciones de dejar que el proceso de negociación sobre el Golfo de Venezuela se paralice.

Al contrario, el gobierno de Caldera esta interesado en que continúe, pero las cosas no se pueden decidir de la noche a la mañana, hay que meditar un poco las acciones que se deben tomar y las acciones más convenientes .

Dijo que tanto en Colombia como en Venezuela hay voluntad política para afrontar cada tema en su justa dimensión y lograr que el proceso de integración binacional se fortalezca, independientemente de los incidentes.

Toro Jiménez recalcó que la política venezolana hacia Colombia es parte muy significativa de su política exterior.

Dentro del contexto universal y al mismo tiempo regional, considero que nuestra política frente a Colombia no puede ser otra que la de la integración. Cualquier alejamiento de la integración comprometería el futuro de ambos países, ese es nuestro horizonte, ese es nuestro destino, nuestro objetivo .