Archivo

DECISIÓN EN FRANCIA

No son pocos los observadores que dan por segura la derrota del socialismo francés en la elección del nuevo Presidente de Francia, y como consecuencia el ascenso de las derechas del gaullismo, que tienen hoy una cabeza de puente en el Gobierno con el Primer Ministro, Edouard Balladur.

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con todo, en la primera vuelta electoral la suerte no fue decisiva para las derechas, que aspiraban a ganar de primera mano el poder, con el candidato Jacques Chirac o con el señor Balladur. El candidato socialista Lionel Jospin se encargó de dar la sorpresa, y al frustrar la mayoría decisiva de las derechas hizo imperativa la segunda vuelta electoral, que se cumplirá hoy.

Los observadores consideran que los grupos de la derecha se unirán para definir la situación en su favor, e imponer al señor Chirac. Pero él mismo ha declarado que la batalla no está ganada aún, y que es indispensable la decidida cohesión de todos los grupos de la derecha, mientras el señor Jospin parece confiar en que podrá dar de nuevo una sorpresa.

Cuál habrá de ser el destino inmediato del gobierno francés, y en qué manos quedará la Presidencia? Lo sabremos hoy, con siete horas de adelanto sobre nuestros relojes. De antemano queda la demostración de la solidez democrática francesa, que hoy puede cambiar su rumbo central, pero que mantiene su estabilidad y su prestigio, no obstante las reservas sobre su posición ante los inmigrantes y ante los propios intereses de la Comunidad Económica Europea.