Archivo

MILLOS, A CONFIRMAR EL ALZA

Tulueños, buenos locales pero malos visitantes en El Campín. Se desinfla el globo cardenal. Clásico caleño de alto voltaje. Líder y colista en la tierra del bambuco. Duelo entre verdes y naranjas. Motilones y samarios casi que obligados a ganar. Parece que del fútbol colombiano el único que no tiene derecho a equivocarse es el árbitro.

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Millonarios-Tuluá Los Embajadores han mejorada en las últimas fechas, pero todavía su campaña anual no es buena. Como locales sólo acreditan una efectividad del 55 por ciento.

Los muchachos de la visita vienen de triunfar en dos partidos seguidos, goleando incluso en su última presentación.

El primero de mayo del 94 y en El Campín fue triunfo fácil de la escuadra azul por pizarra de 4-1.

Pereira-Santa Fe Los Matecañas en su sede son otro cuento diferente a lo que son como domiciliarios. En el Hernán Ramírez Villegas su promedio de goles por juego es de 2.44 y están ubicados en mitad de tabla.

Los santafereños marchan undécimos y con un lastre de nueve fechas en fila sin celebrar. La victoria más reciente en esta plaza fue el 30 de noviembre de 1988 por marcador de 2 a 0, dianas de Armando Díaz y Sergio Angulo.

Cali-América El derby caleño en su versión 196. Hasta la fecha los azucareros cosechan setenta victorias y anotaron 273 goles. Los Escarlatas salieron airosos en 59 oportunidades y convirtieron 250 tantos. El empate se registró 66 veces. Clásico en igualdad de condiciones, ambos son escoltas del líder y cada uno con siete fechas sin conocer la derrota. Aforo completo y fiesta en las tribunas del Pascual Guerrero.

Medellín-Quindío Los rojos estrenan técnico. Sin jugar bien al fútbol, el DIM con Luis Augusto García siempre estuvo en los lugares de privilegio. Su invicto casero de nueve partidos se resume en tres victorias y seis igualdades.

El Quindío está en el medio de la tabla. Equipo intermitente, las jornadas positivas y negativas se alternan constantemente. Pero para su nómina el rendimiento es eficiente. La última celebración cafetera en la capital paisa fue el 21 de agosto de 1988, gracias a solitaria anotación de Henry Otero.

Huila-Junior Cabeza y cola en el Plazas Alcid. Los de arriba, los Tiburones suman 16 jornadas imbatibles. Con dos arietes de alto vuelo, con un Pibe en toda su madurez, líderes del torneo justicieramente.

Cabeza y cola se enfrentarán en el Plazas Alcid. Junior acumula 16 jornadas sin caer, mientras los opitas muestran cuatro fechas sin conseguir victoria. El 4 de septiembre pasado ganaron los huilenses 1-0.

Los opitas pelean codo a codo por permanecer en primera división, aunque muestran cuatro partidos sin triunfos. El último cuatro de septiembre ganaron los huilenses 1-0, anotación de John Edison Castaño.

Envigado-Nacional Duelo entre paisas en el Parque Estadio. Los muchachos de Gabriel Jaime Gómez son penúltimos, vienen de conseguir valioso empate en la capital después de cinco derrotas en serie.

Por su parte, los verdolagas marchan cuartos, aunque muchas veces con formaciones de suplentes. Al presente no gana en sus últimos cuatro desplazamientos a plazas ajenas. El 16 de noviembre del año anterior fue empate a un gol (Carvajal, Aristizábal).

Cúcuta-Caldas Los Motilones necesitan con urgencia los puntos. Sólo dos victorias ante su fanaticada, que comienza a desesperarse. Se espera más de los muchachos de la frontera oriental.

El onceno caldista retornó a la senda positiva, regresaron los muchachos de la selección panamericana y el equipo subió. Ahora son ocho fechas sin derrotas.

El 5 de noviembre del 94 hubo división de honores a un gol en el General Santander, tantos de Julio Cabezas y Gerson Paz.

Unión-Tolima Nos parece que de acuerdo a la nómina que presenta el equipo del paraíso colombiano, la posición en la tabla es normal. Cuatro fechas sin celebrar, pero con esperanzas de subir en la clasificación.

El cuadro pijao rinde lo suficiente. La mano del técnico se refleja en el terreno de juego, juventud con veteranía, orden y disciplina táctica, pilares del éxito. El 23 de abril de 1989 ganó por última vez el escuadrón tolimense en el Eduardo Santos 1-0, anotación de Dinastía Sánchez.