Archivo

LOS 8 LIBERALES SEGUIRÁN SUSPENDIDOS DEL PARTIDO

La decisión del Consejo de Control Etico del liberalismo, en el sentido de ratificar la suspensión a los ocho congresistas que fueron mencionados en el informe de la Fiscalía, causó sorpresa entre algunos de los afectados.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La representante Ana García (Lib.-San Andrés) dijo: me sorprende, porque no nos han escuchado, no se ha seguido el procedimiento para escucharnos porque no hay una acusación real sino simples indicios. Nos han condenado sin lugar a defensa , dijo.

Agregó que acata pero no comparte la decisión y reveló que mandará al Consejo una nueva solicitud de revisión. Se está cometiendo una injusticia, sé que voy a demostrar mi inocencia , resaltó.

El Consejo de Control Etico rechazó, tras nueve horas de deliberaciones que se prolongaron hasta la madrugada del viernes, el recurso de reposición presentado por el presidente de la Cámara de Representantes, Alvaro Benedetti.

El Consejo de Control Etico mantuvo la decisión adoptada, pero precisó que se trata de una medida de suspensión temporal y no de una sanción.

En la resolución número 34 del cuatro de mayo del presente año, mediante la cual se adoptó la decisión, los ocho consejeros éticos argumentan: cabría preguntar cuál es el valor que de manera urgente y cautelosa se debe proteger? pues no es otro que la institucionalidad, supervivencia y credibilidad del Partido Liberal, que no puede quedar en entredicho por la vinculación de algunos de sus miembros a unos hechos de singular gravedad.

Los parlamentarios suspendidos que adhirieron al recurso de reposición presentado por Benedetti son Armando Holguín Sarria, María Izquierdo de Rodríguez, José Guerra de la Espriella, Ana García y Rodrigo Garavito, además del ex parlamentario Jairo Lara.

No presentaron recurso alguno Yolima Espinosa y Alberto Santofimio.

El Consejo decidió mantener la suspensión provisional de los congresistas afectados, mientras la Corte Suprema de Justicia les decide su situación jurídica.

Para los consejeros, esta determinación no limita las facultades constitucionales de los parlamentarios implicados, ni sus derechos como miembros del Congreso.

Advierte el Consejo que esta medida es apelable ante la Convención Nacional Liberal, cuya decisión será acatada.