Archivo

LA GASOLINA SUBE A $ 787

Los colombianos se encontraron ayer en la madrugada con un alza sorpresa: la gasolina amaneció 2,08 por ciento más cara que el viernes. (VER RECUADRO:ALZAS EN COMBUSTIBLES EN 1995).

07 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

De acuerdo con una inesperada resolución del Ministerio de Minas, el galón de gasolina corriente pasó de 771 a 787 pesos, mientras que el galón de gasolina extra subió de 956 a 976 pesos. Aumentaron 16 y 20 pesos, respectivamente.

El queroseno y el ACPM también fueron reajustados en similar porcentaje; quedaron en 787 pesos.

Este es el segundo reajuste en los precios de los combustibles que se realiza en lo corrido del año. Va en 14,4 por ciento.

Un nuevo reajuste en los precios de los combustibles comenzó a regir a partir de ayer. El galón de gasolina corriente pasó de 771 a 787 pesos, mientras que el galón de extra aumentó de 956 a 976 pesos.

Esta medida del Ministerio de Minas y Energía representa un aumento de 16 y 20 pesos respectivamente, con lo cual el incremento promedio es del 2,08 por ciento.

Es la segunda ocasión en lo que va corrido del año que el Ejecutivo autoriza un reajuste en los combustibles. El primero, de 12 por ciento, fue autorizada el pasado 24 de febrero. Por tanto, hasta el momento el aumento en combustibles va en 14,4 por ciento.

La resolución 80931 firmada por el ministro de Minas, Jorge Eduardo Cock, contempla además un aumento de 16 pesos para el queroseno y el A.C.P.M. cuyos precios pasaron de 771 a 787 pesos. El precio de la bencina industrial quedó en 976 pesos.

Estos aumentos rigen para las ciudades de Bogotá, Barrancabermeja, Cartagena, Orito, Tibú, Facatativá, Buga, Cali, Yumbo, Cartago, Medellín, Neiva, Pereira, Mariquita, Puerto Berrío, Puerto Salgar, Gualanday, Baranoa, Galapa, la Pintada, Lisama y la Dorada.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en algunas ciudades donde rige la sobretasa a la gasolina, el precio final del combustible será mayor.

El aumento se enmarca dentro del nuevo esquema de fijación de precios que se hará con base en el comportamiento de las cotizaciones internacionales del crudo. El objetivo es que los nuevos aumentos que se autoricen estén en promedio entre el uno y el dos por ciento para evitar traumatismos.

Así mismo, en ningún caso las alzas que se autoricen en el transcurso del año deberán superar el 18 por ciento, con el fin de ajustarse a los postulados del pacto social y evitar presiones indeseables en el comportamiento del costo de vida.

Es decir, que en los próximos meses se deben esperar otros aumentos similares, dependiendo de las fluctuaciones del precio internacional del crudo.

Los precios de los demás combustibles no se alteraron. En el caso del gas propano el reajuste se mantiene en el 10 por ciento aprobado en febrero, como una medida para fomentar su consumo, mientras que en el cocinol sigue el alza del 18 por ciento decretada también en febrero pasado. Es decir que el precio del galón se mantiene en 118 pesos.

Otras ciudades La resolución del Gobierno contempla reajustes diferenciales en algunas ciudades así: en Armenia el precio de la gasolina motor quedó en 802 pesos, mientras que la gasolina corriente pasó a 991 pesos.

En Barranquilla la corriente quedó en 794 pesos y la extra en 983 pesos.

En Bucaramanga la corriente quedó en 791 pesos y la extra en 980 pesos.

En Ibagué el galón de gasolina corriente quedó en 798 pesos y la extra en 987 pesos. En Manizales la gasolina corriente quedó en 791 pesos y la extra en 980 pesos. En Montería la corriente quedó en 843 pesos y la extra en 1.032 pesos. En Riohacha el precio de la gasolina corriente quedó en 856 pesos y de extra en 1.045 pesos.

En Puerto Inírida el precio de la gasolina motor quedó en 1.203 pesos, en Leticia en 1.246 pesos y en San José del Guaviare en 1.022 pesos.

Cómo opera? El nuevo esquema de aumento de precios es similar al que se aplica para el reajuste en el precio interno del café. El precio colombiano tendrá como punto de referencia el de una canasta de gasolinas de diferentes países.

Sin embargo, debido a que los cambios en esta cotización pueden ser bruscos, el Gobierno estableció una franja para evitar oscilaciones fuertes y traumatismos en el comportamiento de la inflación.

La idea es amortiguar las variaciones de los precios para que cambien de acuerdo con los promedios de precios trimestrales. De ahí que el reajuste no haya superado el dos por ciento.

Así mismo, se ha planteado la posibilidad de rebajar los precios, en forma mínima, cuando las cotizaciones internacionales desciendan.

El aumento tomó por sorpresa a las distribuidoras del combustibles teniendo en cuenta que la resolución del Ministerio de Minas fue expedida sólo el viernes a altas horas de la noche.

Estos reajustes graduales tiene un costo para la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), que el Gobierno ha estimado en cerca de 100.000 millones de pesos.