Archivo

PERIODISMO JUVENIL

Tuve la oportunidad de participar en una reunión de estudiantes de varios colegios y una universidad, interesados en los proyectos de periodismo estudiantil. En esta reunión se discutieron ideas para lograr hacer de esos medios juveniles algo más participativo e importante para ellos y para la comunidad en general.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los muchachos se quejan de la falta de interés de la mayoría de sus compañeros para vincularse en este tipo de actividades; les parece que las directivas de los colegios son bastante recelosas sobre lo que los jóvenes puedan publicar y por eso los periódicos escolares son generalmente dirigidos por los directores de los departamentos de español, quienes ejercen una especie de censura adulta que molesta a muchos adolescentes con espíritu independiente; y son conscientes de las dificultades que tienen para conseguir apoyo económico. Saben que las ayudas publicitarias que algunas veces pueden conseguir con padres de familia o amigos son más bien un aporte que no es fácil mantener de forma continuada, pues comprenden que el efecto publicitario de los anuncios es prácticamente nulo, dada la baja circulación de estos periódicos escolares: difícilmente sobrepasan los 2.000 ejemplares. Lo anterior hace que las ediciones sean más bien proyectos esporádicos de difícil realización y sin un verdadero arraigo que motive el interés de los lectores y la continuidad en el trabajo periodístico juvenil.

Las soluciones propuestas para superar los anteriores inconvenientes fueron las siguientes: Convencer a los directivos de cada plantel educativo para que permitan el montaje de un periódico mural, en forma de cartelera protegida por vidrio y cerradura, cuya llave estará a cargo del comité editorial del periódico estudiantil, conformado por un grupo de muchachos de diferentes cursos, quienes tendrán la responsabilidad de seleccionar los trabajos que se publicarán, comprometiéndose a ejercer un autocontrol responsable sobre la decencia de todo lo que allí se exponga. Dado el bajo costo de esta alternativa y la mayor facilidad de acceso, se piensa que se podrá crear una rotación semanal o quincenal al contenido de cada cartelera o periódico mural.

Crear una asociación de periodismo interescolar, conformada por representantes de centros educativos donde operen comités de periodismo y tengan periódico mural en funcionamiento, para iniciar una publicación escrita mensual, bimestral con los mejores trabajos de los diferentes periódicos murales, seleccionados por un comité editorial interescolar. Se cree que dados los grandes tirajes que se podrían lograr de esta manera, sería más probable abaratar costos y conseguir pautas publicitarias importantes, lo que, junto con la clientela cautiva que se generaría en los colegios participantes, podría augurarle una buena estabilidad a esta publicación.

He querido divulgar las anteriores conclusiones del pequeño foro sobre periodismo juvenil, pues las considero valiosas para todos los interesados en este tipo de proyectos y en general para todas las personas corrientes y educadores que creemos que la mejor manera de avanzar hacia el progreso es motivando la expresión de las capacidades creativas de las gentes jóvenes, a la vez que ayudándolas a ejercitarse para adquirir una responsabilidad autocontrolada y un buen nivel de tolerancia por las ideas ajenas.