Archivo

LOS ALIMENTOS DESCOMPUESTOS

Que se dañen tres toneladas de alimentos almacenados en las bodegas del Idema es una verdadera infamia en un país en el que tantos de sus habitantes están aguantando hambre. No hay razón valedera para justificar la negligencia, la desidia, el descuido, la torpeza y la falta de buen juicio de todos los funcionarios que de una u otra manera son responsables de este desafuero.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En efecto, que el Fondo de Desarrollo Rural Integrado -DRI- en Sucre haya dejado perder casi 140.000 latas de pescado y 7.500 kilos de harina de trigo provenientes de las Naciones Unidas a través del convenio con el Plan Mundial de Alimentación, debe ser motivo de prontas y efectivas investigaciones administrativas para imponerles a los responsables las más severas sanciones aplicables.

Debe este episodio, además, servir como doloroso ejemplo de la torpeza burocrática de quienes prefieren hacerles caso desde los cargos públicos a los mandatos de la política regional y no a los imperativos de la ética de los servidores públicos y a los de la conducta ciudadana.

La discusión presente es dolorosa: gira en torno de si se deben o no enterrar los alimentos descompuestos. Es eso justo con los campesinos de Sucre? Es eso justo con el país?