Archivo

LOS SUEÑOS DE PATRICIA

Mujer de casa. Mujer de oficina. Mujer poeta. Tres designios que Patricia Lourido ha sabido aceptar de la vida. Tres cargos -y cargas también- que hoy esta madura mujer desempeña con vigor.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Se trata de una poetisa que se forjó como tal desde su bachillerato. Allí, entre lecturas varias, acuñó su afición por el verso.

Entonces empezó a cometer poesía pero nunca se atrevió a divulgarla. Es sólo hasta ahora, desde hace un par de años, que ha asumido la situación del poeta vedette, aquel que tiene que mostrarse y pavonearse con sus palabras de papel.

Y hoy anda con su segundo trabajo a cuestas. Un casete que aun no toma forma de libro, como sí lo fue su primer trabajo Sueños, editado en 1993.

Voy para el segundo libro que se llamará Desde el fondo del corazón, que espero salga igual que el primero que edité con Marcus Vinicius y que ilustró Francisco Nunes , dice Patricia Lourido.

Un libro que en aproximados cuatro meses ya estará editado del cual hoy se podrán apreciar algunos poemas que la poetisa recitará en el pabellón Amor y poesía en la Feria del libro.

Su participación, que también cuenta con la declamación de versos de su anterior trabajo, se escuchará a partir de las seis de la tarde en el salón Josefa del Castillo.

De Neruda a Robledo Patricia Lourido es una mujer que ha sido influenciada por los versos de Neruda, Carranza y Robledo, entre otros.

Una mujer que en su poesía parece que sufriera, que llorara, que se quejara y que amara con la profundidad que trasciende hasta el dolor.

Una mujer que le canta al amor como: dolor, alegría, vivencia y detalles y a la melancolía como: la carencia, la no respuesta .

Pero también en su poesía existe otra constante, el erotismo. Aquel sano erotismo que conmueve por tierno pero no suave.

Patricia Lourido se desempeña hoy en las Naciones Unidas en la parte administrativa. Es hoy día secretaria asistente administrativa de un proyecto que corre con la alcaldía de Bogotá para fortalecer la gestión pública del distrito capital.

Allí, en su oficina y allá en su casa, con sus hijas, es donde Patricia Lourido escribe su poesía, una poesía que es básicamente de amor.