Archivo

UN EJEMPLO ARQUITECTÓNICO

Las cortinas electromagnéticas desenrollables para proteger la fachada de la edificación en caso de ser necesario y las escaleras con cierres herméticos -contra incendios- que pueden suministrarle aire a la gente durante tres horas, son apenas dos detalles de la construcción del club El Nogal, una edificación inteligente modelo en Latinoamérica.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El centro empresarial y ejecutivo tiene tal cantidad de filigranas en su estructura que bien pueden darle para un premio, nacional o internacional, por la calidad del trabajo y el aprovechamiento del espacio.

Sin embargo, lo que más llama la atención es su parte arquitectónica, ya que es una mezcla de ambientes, de materiales y de técnicas de construcción de gran altura.

Allí por ejemplo, hay una copia clásica de un patio inglés, con sus marquesinas y alerones en madera que le dan ese aire típico campestre europeo.

Pero además, está la peluquería estilo años 20 extractada de la película El padrino .

En el restaurante principal los alerones e incrustaciones son franceses, con columnas recubiertas en bronce. Es una combinación que se uso mucho en Fontaneblau, una región francesa que influyó mucho a principios de siglo en los grandes salones de bailes y de eventos especiales.

Esa tendencia llegó a los Estados Unidos y está en muchos de los centros de convenciones, no solo de la Florida, sino de todo ese país.

El Club El Nogal en sus 34 mil metros cuadrados, que a simple vista por la carrera séptima con calle 78 parecen insuficientes, logró mezclar todo lo que se necesita para que cualquier seminario sea un éxito.

La gran cantidad de filigranas, para que al pasar de un ambiente a otro la gente se sienta integrada, sin recibir un gran choque, es otro de los elementos que sobresale.

Por ejemplo, los pisos franceses de la recepción hacen juego con las puertas en bronce de los ascensores, ya que ambos tienen un tejido indígena precolombino que además de decorar, se destaca por su belleza.

En el diseño interior eso contrasta con los murales que, según el ambiente, fueron encargados a varios maestros.

Todo es un juego de sobriedad arquitectónica y de decoración interior estudiado meticulosamente, con cuidado y buen gusto.

Eso se ve en los dos pisos empresariales, en donde están las oficinas, los reservados para reuniones especiales acompañados con una completa biblioteca y una hemeroteca con las revistas más importantes del mundo.

Lo mismo se aprecia en los dos pisos destinados para el hotel, donde las habitaciones -sencillas o suit presidencial- se destacan por ser cinco estrellas.

Igualmente, en los dos pisos de deportes la arquitectura y la ambientación son un trabajo admirable de interrelación.

Allí, en medio de los jardines, hay una imponente piscina, canchas de bolos, squash raquetball, esgrima, salón de aeróbicos, sauna, turcos, sala de belleza y barbería.

Obviamente sobresale el polígono de tiro, una construcción en la cual de desplegó la tecnología más avanzada para aislar completamente los ruidos y hasta las vibraciones.

Esa sofisticación también se nota en la moderna infraestructura que facilita las comunicaciones internacionales donde, incluso, se pueden hacer transmisiones por red privada de televisión.

Adicionalmente, el club tiene amplios salones de traducciones simultáneas, oficinas equipadas con lo último en computadores y hasta secretarias para aquellos empresarios que están de paso, pero que necesitan un lugar para realizar su trabajo.

En este mes le harán los últimos retoques y lo amoblarán totalmente para abrir sus puertas, oficialmente en un gran acto, el 30 de julio.

Ese día todos los empresarios y ejecutivos del país tendrán la oportunidad de disfrutar de un club que, como El Nogal, rompe con todos los esquemas tradicionales de la arquitectura en el país.