Archivo

SENADO DA VÍA LIBRE AL PLAN DE DESARROLLO

El Plan de Desarrollo e Inversiones del Gobierno, que pretende rescatar de la pobreza a más de 12 millones de colombianos, fue aprobado ayer en el Senado con una nueva adición para la seguridad y un recorte en los programas de gasto social.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El denominado Salto Social tendrá una inversión de 38,1 billones de pesos y permitirá ampliar las coberturas en educación, salud y vivienda e incrementar los recursos para el medio ambiente, ciencia y tecnología e infraestructura.

Uno de los sectores que salió más favorecido fue el de defensa, ya que para las Fuerzas Armadas se adicionó una partida de 240.000 millones de pesos, con lo cual el presupuesto total ascenderá a 1.350 millones de dólares, cerca de 1,2 billones de pesos.

Los recursos se destinarán en su mayoría para la compra de helicópteros y dotación militar. Este ajuste implicó un recorte de 1,5 por ciento en todos los programas de inversión.

Así mismo, se dio autorización para la venta de activos en el sector de defensa, con lo cual las inversiones totales podrían ascender a 2.000 millones de dólares.

El Plan de Desarrollo, que fue aprobado sin mayores tropiezos en el Senado, pasa hoy a la plenaria de la Cámara de Representantes.

Al término del debate, el ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, expresó su satisfacción por la aprobación, que fue prácticamente unánime, ya que con ello se da vía libre a la ejecución de los planes prioritarios en materia social y económica en los próximos cuatro años.

Si el Plan de Desarrollo no se aprueba antes del viernes, el Gobierno lo adoptaría por decreto y quedarían por fuera todas las adiciones y cambios que se han discutido en el Congreso.

Planes a granel Las principales metas que contempla el Salto Social para el cuatrienio 1995-1998 son las siguientes: -Se espera ampliar la cobertura en acueducto y alcantarillado en 90 y 77 por ciento, respectivamente, con lo cual se aspira beneficiar adicionalmente a 6,8 millones de colombianos.

-En el campo educativo se plantea elevar el promedio de escolaridad mediante la creación de 300.000 nuevos cupos en preescolar y 600.000 en educación básica.

-La reforma agraria permitirá adjudicar un millón de hectáreas entre 70.000 mil familias campesinas.

-En seguridad social el régimen subsidiado impulsará la afiliación de 12 millones de personas y se extenderá la cobertura de la seguridad social a 15 millones.

-A través del programa de protección y desarrollo de la niñez se entregará un complemento nutricional a 230.000 mujeres gestantes y a sus hijos entre los 6 y 24 meses. Se otorgarán subsidios alimentarios a 140.000 niños pobres en las zonas rurales.

-Para vivienda se adjudicarán 258.500 subsidios que beneficiarán a 775.000 hogares. En total se aspiran a construir 900.000 soluciones habitacionales de las cuales 600.000 se adelantarán en las grandes ciudades.

Así mismo, se aspira generar 1,6 millones de nuevos puestos de trabajo y adelantar inversiones en infraestructura con el apoyo del sector privado. Se construirán 1.168 nuevas vías y se rehabilitarán más de 2.000 kilómetros de carreteras.

Estos programas se podrán adelantar con recursos que se obtendrán de las siguientes fuentes: 30 billones de pesos correspondientes al ahorro corriente del Gobierno Central y de las entidades descentralizadas, 4,2 billones de pesos del endeudamiento neto del Gobierno y 3.3 billones que generará la reforma tributaria que hace trámite en el Congreso.

El Senado incluyó un artículo en el cual el Gobierno se compromete a hacer recortes en los gastos en caso de que no se consigan los recursos necesarios. Esta propuesta tiene como objetivo evitar que hay un desequilibrio fiscal.

Seguimiento al Plan Durante su trámite en el Congreso, los parlamentarios incluyeron algunos artículos que fueron avalados por el Ejecutivo.

Entre ellos se encuentran la creación de una Consejería de Fronteras , así como un fondo prestacional que asumirá los pasivos pensionales de la Caja Agraria durante los próximos diez años.

Adicionalmente, se incluyó una partida por 305.000 millones de pesos para garantizar el mantenimiento de los subsidios en el servicio de energía cuando el consumo no supere los 200 kilovatios hora mes, es decir para los estratos más pobres.

Al sector energético se le adicionaron 625.398 millones de pesos para el desarrollo de algunos programas de generación eléctrica y para los yacimientos de gas de Volcaneras y Opón.

Así mismo, se acordó que de los recursos destinados al sector defensa como mínimo el 18 por ciento se debe dirigir a la Policía Nacional.

Otro de los artículos aprobados está relacionado con la constitución de una comisión parlamentaria integrada por cuatro senadores y seis representantes que se encargará de hacerle seguimiento al Plan para verificar si se están cumpliendo o no las metas y programas previstos.

Dentro de las metas macroeconómicas del Salto Social se encuentra un crecimiento promedio de la economía del 5,7 por ciento en el cuatrienio y la reducción de la inflación al 10 por ciento al finalizar la administración Samper.

Aunque algunos parlamentarios como Enrique Gómez Hurtado y Jorge Santos expresaron sus reservas por el Salto Social, la mayoría de congresistas aprobaron la ponencia y el pliego de modificaciones presentado por los senadores Aurelio Iragorri, Carlos García Orjuela, Tito Rueda Guarín, Héctor Helí Cala y Luis Guillermo Vélez.

El senador Juan Camilo Restrepo se mostró satisfecho al asegurar que no se van a presentar desequilibrios ya que se recortarán los gastos que no estén respaldados con los respectivos ingresos.