Archivo

EMPLAZAN A LOS BANCOS FRENTE A GIROS DE LA MAFIA

Un llamado de atención al sistema financiero colombiano por la poca colaboración que presta para detectar operaciones de lavado de dólares hicieron ayer los ministros de Justicia, Néstor Humberto Martínez Neira, y de Hacienda, Guillermo Perry Rubio.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Aunque el titular de la cartera de Justicia precisó que no se puede hablar de complicidad de la banca en las transacciones ilícitas, dijo que hay un alto grado de indiferencia .

Es muy pobre la colaboración de los bancos con los organismos del Estado, dijo Martínez, al señalar que se está dialogando con la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) y los gremios vinculados al sector para crear un ambiente de mayor cooperación.

Adicionalmente, el Gobierno adelanta conversaciones con los sectores de bienes y servicios y el sistema bursátil para evitar que sean utilizados por el narcotráfico.

El ministro recordó que desde 1992 la banca está obligada a reportar todas aquellas operaciones sospechosas, pero de acuerdo con la información obtenida de la Fiscalía General de la Nación, esos reportes no le están llegando al Estado.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Guillermo Perry, dijo que si bien el sector financiero ha adoptado códigos estrictos para evitar el blanqueo de dólares, ha habido dificultades en esa colaboración, relacionadas con el procedimiento de información.

El titular de dicha cartera manifestó que es a la Superintendencia Bancaria a la que le corresponde tomar cartas en el asunto.

Inquietud Bancaria Las afirmaciones de los funcionarios del Gobierno fueron recibidas con preocupación por la banca que consideró que no hay suficiente información ni claridad sobre la colaboración de las entidades de crédito para con la justicia.

En este sentido se pronunció el presidente de Asobancaria, César González Muñoz, al señalar que todas las entidades de crédito deben dejar constancia en un formulario especial la información relativa a transacciones en efectivo cuyo valor sea superior a los 7,5 millones de pesos o 10.000 dólares.

En estas circunstancias donde la sociedad tiene que luchar a fondo, lo último que debiéramos hacer los ciudadanos y el Estado es lanzarnos dardos mutuamente. Lo principal es buscar la cooperación y solidaridad entre el Gobierno y el sector financiero , dijo el dirigente gremial.

Para la Asobancaria es una desmesura decir que no ha habido suficiente información. Lo que puede suceder es que la Fiscalía no tiene montados los sistemas para recibir todos los registros bancarios sobre las transacciones que se realizan en el sector.

Penalización De otra parte, el ministro de Justicia se mostró confiado en que se penalice en Colombia el lavado de dólares. Por ello insistió en que el Gobierno va a comprometer a la banca y al sector privado para que colaboren en la persecución de las riquezas mal habidas.

Para ello se fortalecerá a la Superintendencia Bancaria, a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y a la misma Fiscalía, con el fin de emprender una persecución contra los activos ilícitos.

Las declaraciones del ministro están relacionadas con las denuncias del diario EL TIEMPO en torno al manejo de operaciones dudosas que se realizaron en las sucursales de los bancos Colombia y Ganadero de la ciudad de Cali.

Entre miércoles y jueves, EL TIEMPO trató de obtener una declaración del Superintendente Bancario, Jorge Castellanos, pero fue imposible conocer su opinión sobre las denuncias. Se limitó a decir, por intermedio de uno de sus colaboradores, que no dirá nada hasta tanto la Fiscalía le entregue los informes correspondientes.