Archivo

OFENSIVA REPUBLICANA CONTRA ACUERDO CON CUBA

Los congresistas republicanos contrarios al Gobierno cubano comenzaron ayer una movilización general para bloquear la nueva política migratoria del presidente de EE.UU., Bill Clinton, con respecto a Cuba, por considerarla una aberración .

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La estrategia republicana contiene al menos dos elementos: buscar una fórmula jurídica o constitucional que prohiba al Pentágono repatriar a La Habana a los refugiados que encuentren en alta mar y acelerar la aprobación del proyecto de ley que busca endurecer el embargo económico contra la isla, mediante su internacionalización.

Para el primer punto, el congresista republicano Lincoln Díaz-Balart, explicó que una de las tácticas que se estudia consiste en prohibir al Pentágono y la Guardia Costera que gasten dinero en cualquier operación de repatriación de balseros . Para ello, sería necesario aprobar una enmienda al borrador de presupuesto o a algún proyecto de ley, algo fácil de hacer ahora porque el Congreso acaba de comenzar a debatir los presupuestos para el año fiscal de 1996, que empieza en octubre.

Sobre el segundo, la congresista por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, anunció ayer que el presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, nos ha dado ya el visto bueno y nos ha asegurado que cuando estemos preparados lo presentará al pleno .

En un artículo publicado ayer por el diario The Washington Post, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y autor del nuevo proyecto de sanciones contra Cuba, Jesse Helms, escribió: Castro necesita la puntilla final. Mi proyecto se la dará, pues al reforzar las sanciones existentes contra Castro quedará claro que EE.UU. hará todo lo que está en su poder para poner fin a su brutal dictadura .

De todas estas reacciones, el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, opinó que la reacción de los sectores más radicalmente anticastristas del exilio cubano contra el reciente acuerdo migratorio es sólo un pataleo , una muestra de desesperación .

Entretanto, el escritor colombiano y premio Nobel de literatura, Gabriel García Márquez, calificó ayer el acuerdo migratorio como un paso muy importante en las relaciones entre los dos países y resaltó que ese acuerdo evidencia un verdadero cambio en la actitud del gobierno de Washington hacia Cuba.