Archivo

YA VAN 23 INCINERADOS EN BUSETAS

El 9 de octubre de 1985, nueve personas murieron y otras doce quedaron heridas, cuando se incendió la buseta en la que se movilizaban.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ese fue el primer incendio de un vehículo de servicio público que, con grandes pérdidas humanas, se registró en la ciudad.

Esa vez, el accidente se presentó en la calle 80 con carrera 24 por la imprudencia del conductor y la falta de salidas de emergencia.

El 9 de marzo del año pasado la historia se repitió. Una buseta de la empresa Conalmicros se incendió cuando viajaba por la carrera 9 con calle 69. Trece personas murieron calcinadas porque el vehículo no tenía puerta trasera.

El accidente le costó el puesto al secretario de Tránsito de entonces, Carlos Augusto Trujillo y una tutela al Distrito que le ordenó instalar en todos los vehículos de servicio público ventanas de emergencia.

Ayer, sucedió el tercer accidente que dejó siete heridos y un muerto.

Sin embargo, a lo largo del último año se han registrado cuatro emergencias más que, aunque no han registrado desgracias personales, deja implícita la inseguridad de los vehículos de servicio.

El 23 de abril del año pasado la buseta de Transportes Panamericanos y con placas SAA 925 se incendió en la avenida Primero de Mayo con carrera 30. En el percance, originado al parecer por fallas mecánicas, no hubo heridos.

El 7 de febrero de este año se registro un nuevo incidente cerca al centro comercial Plaza de Las Américas con una buseta de Conalmicros.

Los 30 pasajeros se salvaron luego de que soltaron las amarras de las salidas de emergencia y pudieron salir.

El 3 de marzo hubo una emergencia más. Una buseta de la empresa Coointracondor de placas SDG 254 se incendió en la Avenida 68 con carrera 97. La buseta no estaba de servicio y por lo tanto no llevaba pasajeros. Sin embargo, el conductor y el ayudante sufrieron quemaduras de primer grado.

Por último, el 2 de abril pasado un bus de la empresa Coopenal se volcó y terminó envuelto en llamas cuando transitaba por la carrera 50 con calle 13. Las tres personas que viajaban allí resultaron heridas por los golpes y no por el fuego.

En todos esos casos, con excepción del último, los testigos aseguraron que vieron al conductor echar gasolina al carburador, luego una chispa y por último, el fuego.