Archivo

UNA ESTATUA DE BOLIVAR RECITARÁ CINCO MIL POEMAS

Luis Germán Barrera se posesionó del Templete al Libertador ubicado en el Parque de los Periodistas y de ahí no lo saca nadie.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según él, todo el que trata de venir, se da contra la pared. Imagínese, más de veinte años de jornada continúa, más los festivos y los domingos, eso vale más de 200 millones de pesos quién me los va a pagar? .

Bolívar el Orador ha vivido el envejecimiento de este hombre nacido en San Onofre -según sus datos hace poco más de 50 años-, que afirma que antes de adquirir la custodia de esta imagen petrificada, alcanzó a ejercer la arquitectura en Barranquilla, a escribir un libro (El poder de una lágrima como una tercera luz en el espacio), a aprender el alemán e incluso a recorrer el país defendiendo causas populares, por lo cual fue a parar en la cárcel durante el gobierno de Carlos Lleras.

Hoy, por el olor que expiden sus paños polvorientos, más parece el sobreviviente de varias luchas que no le han quitado la seguridad para presentarse como el arquitecto, escritor y poeta Luis Germán Barrera .

Asegura que la custodia del monumento, ubicado en la avenida Jiménez con carrera 3a. le fue encargada en 1972, cuando la Sociedad de Amigos de Bogotá, que dirigía en ese entonces Julio Villaveces, decidió remodelarlo.

Dice que él realizó los bocetos de la imagen que luego esculpió Gerardo Benítez, a condición de que le permitieran tener en el entorno una exposición de pintura.

Además, pedía que el primer piso de la base de la escultura inaugurada en 1973 fuera la sede principal de la Asociación de Artistas Bolivarianos que tiene 632 miembros en Latinoamérica.

Desde entonces se ocupa, con la ayuda de sus alumnos de pintura, del mantenimiento de Bolívar el Orador, a quien incluso piensa poner a hablar dentro de poco tiempo.

Ya tiene calculado todo el procedimiento técnico que va a utilizar (los bafles, la pérgola, una tabla anti reverberación pegada a una lámpara y otra serie de caseros inventos físicos), para que Bolívar recite por su propia boca, las cinco mil poesías que se impuso como meta escribir desde hace seis meses.

Lleva 4.786, pero ya escribió la número cinco mil. La lee, y la relee y repite emocionado que este será el clímax de su obra poética porque es la que me ha suscitado el máximo de satisfacción. Logré escribir todo lo que contengo de talento de poeta .

No aspira al Guiness Récords, pero se complace en decir que es un récord que no ha sido batido por ningún poeta hasta ahora .

No ha dejado nada al azar. Cada uno de las 120 casetes que está grabando consta de 40 poesías, separadas por intervalos de 50 minutos.

La precisión que, según dice, surge de sus conocimientos del alemán, se refleja en la métrica; se preocupa de que siempre haya cuatro palabras por verso, cuatro versos por estrofa y cuatro estrofas por poesía, así, hasta completar 5.000.

Sus propósitos tampoco son gratuitos. Primero, Bolívar el Orador debe poner en conocimiento de los centenares de transeúntes que se pasean a diario por el Parque de los Periodistas, su obra poético-política consolidada después de tres aspiraciones a la Alcaldía de Bogotá por el movimiento Uno Une Unidos Bolivarianos. Después, piensa negociar con los choferes de los buses que tienen pasacintas para que ellos también hagan desde ya eco de su próxima campaña presidencial porque, la pelea es por knock out .