Archivo

EN BOGOTÁ, MAESTROS LISTOS PARA PARAR

El presidente de la Asociación Distrital de Educadores (ADE), David Montealegre, dijo ayer que la posición de los maestros de Bogotá es la misma posición de los maestros a nivel nacional: si no hay un acuerdo con el gobierno antes de este domingo iremos a paro .

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Sin embargo, al cierre de esta edición no se conocían los resultados de una reunión sostenida ayer entre los representantes de la Federación Nacional de Educadores (Fecode) y el Gobierno Nacional.

De producirse el paro de los 25.000 educadores afiliados a la ADE, dejarían de recibir clases un millón de estudiantes de 1.500 colegios y escuelas que tiene el Distrito, según Montealegre. Sin embargo, las cifras de la Secretaría de Educación del Distrito (SED) indican que los afectados serían 600.000 educandos de 1.100 planteles.

Si se llega a esta situación no hay nada que hacer , informó Javier Pombo, asesor de la SED, al explicar que no se puede prever ningún plan de contingencia para reemplazarlos, dado que el Distrito mantiene un déficit de 800 maestros.

Respecto a este punto, el Secretario de Educación, José Luis Villaveces, había dicho que iba a presentar un proyecto de acuerdo para que el Concejo autorice los nombramientos, pero no se ha hecho porque falta que la Secretaría de Hacienda dé el aval presupuestal.

Por otra parte, Montealegre señaló que aparte de las reclamaciones salariales que hacen los maestros a nivel nacional, el Distrito les adeuda más de 5.000 millones de pesos. (Valga aclarar que sólo 7.800 de los 25.000 maestros afiliados a la ADE son pagados por el Distrito, que les cancela por nómina 29.183 millones de pesos anuales).

Aquí comienza a enredarse la pita, porque la cancelación de esa deuda está dispersa entre varias entidades.

De una parte, la ADE dice por ascensos de escalafón el Distrito, en este caso el Fondo Educativo Regional (FER), les debe 2.000 millones de pesos.

Además, asegura que durante 1993, 1994 y 1995 los maestros que ganan menos de dos salarios mínimos no han recibido el pago de las dotaciones (en vestido y calzado) que les corresponden. Esto vale, según sus cálculos, cerca de 1.000 millones de pesos.

Agrega que se les adeudan, por parte del Fondo de Ahorro y Vivienda del Distrito (Favidi), los intereses de las cesantías que cuestan 1.500 millones y están atrasados dos años en el pago de pensiones y jubilación que dependen del Fondo Prestacional del Magisterio.

Los maestros consideran, además, que el proceso de desconcentración educativa está paralizado y que están huérfanos en cuanto a capacitación.