Archivo

PAZ DEL RÍO

La empresa Acerías Paz del Río no ha sido solo la empresa de su ramo más grande del país, sino que ha estado vinculada a muy positivos avances del desarrollo nacional, y presenta ya una larga etapa de operación.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

No ha estado en condiciones, sinembargo, con sus instrumentos ordinarios, de hacer frente a todos los factores adversos que han venido conspirando contra su actividad. Y les ha sido indispensable a sus directivas propiciar el ingreso al sistema del concordato preventivo obligatorio.

Ese hecho es la consecuencia de varios factores incontrolables para su administración. Primero la llamada apertura , que abrió las puertas legales y marginales al acero procedente de Venezuela, Brasil, Trinidad y Europa del Este, de donde solo en el último año llegaron al país 287.000 toneladas para presionar el dumping. Luego vinieron el apagón de 1993-94, el proceso de revaluación del peso, el intensivo contrabando de acero y, además, la huelga de 63 días que paralizó sus operaciones, y le ocasionó menores ingresos por 21.000 millones de pesos. En solo el año pasado las pérdidas operacionales fueron superiores a 49.000 millones.

Se ha registrado así el imperativo de proteger el patrimonio de los accionistas y de los acreedores. Paz del Río no se paralizará ni suspenderá sus pagos, ni despedirá trabajadores. Con el mecanismo del Concordato preventivo se espera tener la empresa, en término relativamente breve, en el máximo de su producción, en un proceso de recuperación que en verdad compromete a todos los colombianos, en la medida en que nos corresponda participar en la recuperación plena de una empresa que es, en verdad, un auténtico patrimonio nacional.