Archivo

ZUCCHERO PRESENTA SU COLECCIÓN DE DIAMANTES

Azúcar en italiano se dice Zucchero, pero el tipo no es dulce, es más bien duro y un tanto amargo, canta con el alma y cuando el alma está curtida con golpes de calle y de vida tiene muchas asperezas,

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Zucchero es un italiano universal, como Roberto Baggio o Sofía Loren, de los pocos que han conquistado a los anglosajones, porque Zucchero se da el lujo de cantar al lado de Sting, Bono y Joe Cocker. Por esa razón fue el único cantante de origen latino que participó en la segunda versión de Woodstock en agosto de 1994.

No es un recién aparecido. Lleva en este oficio cerca de 30 años. Zucchero, o Adelmo Fornaciari, nació en Roncoceci el 25 de septiembre de 1945. Profesionalmente hizo sus primeros pinitos en 1972 cuando formó el grupo Sugar & Daniel. Se dio a conocer como un excelente compositor y solo grabó un disco en 1983, cuando realizó Un po Di Zucchero. Gracias al éxito de este trabajo emigró a Estados Unidos donde conoció al bajista Randy Jackson, quien lo conectó con el rock internacional.

En Estados Unidos grabó una de sus obras maestras Rispeto en el que contó con el apoyo de músicos como Narada Michael Walden y David Sancious. Ese disco vendió más de 400.000 copias.

Le queda muy poco por conquistar: en Londres cantó blues al lado de Eric Clapton, en Estados Unidos rock and roll con Ray Charles y el mismo Miles Davis tocó la trompeta para Zucchero en un concierto. Uno de esos lugares donde Zucchero no ha entrado es América Latina, propósito que se puso para 1995. Por eso acaba de publicar Diamante un disco que recopila algunos de sus grandes éxitos pero cantados en español y traducidos por Fito Páez.