Archivo

COSAS DE LA VIDA:

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El alcalde de Cali, Mauricio Guzmán, mantiene más en Bogotá que el mismo Anthanas Mockus pero no por su propia voluntad sino porque las circunstancias lo obligan. Primero viajaba a la capital de la República para que le dieran plata a fin de poner en marcha su programa de gobierno. Ahora viaja al mismo sitio pero para que le quiten platas que no son suyas y poder ejercer su mandato, pues con ese bororó de que un cheque esto, que un cheque aquello, que fulano le dio plata, que sultano se la quitó y mil perendengues más, no trabaja nadie. De allí que Guzmán haya decidido cancelar al conferencia que tenía programada ayer en el Icesi para estar en la nevera unos días más, aclarar su situación y regresar a Cali libre de toda culpa. !Qué jartera ese paseo! Y pensar que hay muchos que luchan, pelean y patalean por ser alcaldes.