Archivo

OBISPO DE ARMENIA

Después de vivir más de tres décadas en concubinato, 95 parejas del municipio de Quimbaya (Quindío) recibirán el 20 de mayo la bendición como matrimonios católicos de las manos del obispo de Armenia, Monseñor Roberto López Londoño.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El récord de casamientos fue un milagro de fe y de confianza en la religión católica, dijo el vicario parroquial de Quimbaya, sacerdote Diego Correa Ramírez.

El matrimonio múltiple se llevará a cabo en la parroquia principal de Quimbaya, con la presencia de por lo menos tres centenares de hijos, nietos y familiares de las parejas.

El párroco Correa Ramírez manifestó que desde enero se vienen preparando las parejas que vivían en unión libre y que por obra de Dios determinaron salir del pecado para vivir santamente.

El sacerdote señaló que las familias corresponde a personas residentes en la zona urbana y rural de Quimbaya, que en la mayoría de casos no fueron ni siquiera bautizados y mucho menos recibieron la confirmación o realizaron su primera comunión.

Según un informe del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el Quindío (ICBF), la crisis cafetera originó pobreza en varios sectores del departamento y motivó cambios radicales en la conformación de la familia tradicional quindiana que entró en un proceso de desintegración.

El informe señala que de 1.071 familias atendidas en 1994, el 54,6 por ciento estaban conformadas por un solo progenitor con sus hijos, es decir, familias incompletas de predominancia con padres y madres solteros o separados.

A pesar de que las cifras de la seccional del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) destaca según el último censo el establecimiento de 91.519 hogares en el Quindío, el informe del ICBF es un índice preocupante para las autoridades en torno a la desaparición de la familia.

De acuerdo con el ICBF, la investigación reveló otros cambios significativos como la desaparición gradual de la familia extensa, la desintegración de la familia por separación o divorcio y la decisión voluntaria de las parejas de abstenerse de tener hijos por diversos temores económicos y sociales.

El ICBF atendió durante el mismo lapso 1.114 conflictos familiares en su orden por problemas en las relaciones de parejas, relaciones de padres e hijos, violencia de pareja y maltrato infantil.

El trabajo señala índices muy graves como 104 casos de abandono; 374 casos de peligro físico y moral en los niños; 98 casos de violencia de parejas y 96 casos de maltrato infantil.

Para el padre Oscar Osorio, vicario pastoral y educador de microcentros de familias de la Diócesis de Armenia, la situación actual de la familia quindiana es un reto para la iglesia y las instituciones, y se hace necesario incrementar la acción pastoral para abrir nuevos espacios a los grupos en desintegración.