Archivo

UNA NOCHE DE BRINDIS PARA COLOMBIA

La ofrenda de Carlos Rendón al banco técnico, el baile de Osman López con su colega cabeza rapada Flaminio Rivas, la emoción de esta hinchada que no puede acostumbrarse a los goles que salen del alma, esos que se cantan con un lagrimón rodando por la mejilla porque llegan en el momento de mayor sufrimiento...

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Porque a ese lindero extremista arrimaba Millonarios frente a un Alianza Lima que le taponaba todas las entradas a la ilusión. Por ahí los carrerones de Freddy León que siempre despiertan esperanzas, de pronto una media vuelta de Armando Osma, acaso un zapatazo de Carlos Rendón que se iba por arriba. La intensidad le ganaba a la claridad mental de tres cuartos de cancha para arriba.

Y en dos minutos ( increíble!) Millonarios se instalaba en la tercera fase de la Copa Libertadores, con un 2 a 0 sobre el cuadro limeño...

A los 39, un contraataque que origina John Mario Ramírez, que se roba Bonner Mosquera en velocidad y que desemboca en tiro libre por la falta de Basombrío: Rendón le pega como los Dioses, con esa mezcla de superdotado, con colocación y fuerza, en el ángulo superior de Rodríguez.

Ultimamente no me tenía confianza por un problema de rodilla. Probé dos minutos antes con un tiro que salió ligeramente desviado. Y allí comprobé que estaba listo para recordar esos gratos momentos de tiro libre , dijo Rendón.

Y a los 41, el centro de Edison Domínguez al segundo palo en donde aparece Osman López para tirarse en palomita y vencer nuevamente a Rodríguez. Como aquel 18 de diciembre frente al América en la final del campeonato colombiano, en el mismo arco sur.

Para dedicárselo a mi madre, allá en Buenaventura, que el martes estaba de cumpleaños. Justo para llenarnos de tranquilidad ante un equipo que por momentos quería ganarnos de boca a través de los argentinos. Vinimos de menos a más , afirmó el zaguero central de Millonarios.

Como se apuntaba hace unos días. Millonarios reencuentra sus valores, los mismos que le llevaron al subcampeonato, como si necesitara de crisis internas para sentir la felicidad de las reconciliaciones, con sus vértigos de fútbol, con esta hinchada que cada día parece más fervorosa, con estos triunfos que llegan cuando el enemigo empieza a respirar confianza.

Pudo ser el 3-0, pero Rodríguez le atajó una pena máxima a Rendón a los 20 minutos del segundo tiempo, por falta de Ruiz sobre John Mario Ramírez.

Como también, Alianza Lima bien mereció el descuento pero Fabián Cancelarich negó con tres espectaculares atajadas: una contra el palo, otra desviando por arriba y la más formidable cuando Kopriva le cabeceó al piso, fuerte, y el arquero reaccionó al estilo Gordon Banks cuando Pelé se la bajó así en el Mundial de México-70.

Así, lleno de recuerdos y de alegrías, Millonarios se va para la tercera fase de la Copa. Apenas con chispazos, pero valederos para ganarle a un cuadro que solo hasta cuando estuvo 2 a 0 se animó a salir.

Con la aceptable dirección de Angel Guevara, los equipos formaron así: Millonarios: Cancelarich (8); Rivas (5), López (8), Alvarez (7) y Domínguez (6); J.M.Ramírez (7), Y.Mosquera (6), B.Mosquera (6) y Rendón (7); Léon (5) y Osma (4). Castillo entró por Osma (26 ST) y R.Ramírez por Y.Mosquera (45 ST).

Alianza Lima: Rodríguez (7); Basombrío (5), Ruiz (5), Sozzani (6) y Salazar (6); Hinostroza (5), Rodríguez (6), Jayo (6) y Kopriva (6); Lente (5) y Sáenz (4). Entraron Muchotrigo por Sáenz (13 ST) y Rosales por Rodríguez (33 ST).