Archivo

CRECE CRISIS BANANERA EN COSTA RICA

Las pérdidas que ha sufrido la comercialización bananera costarricense por la ruptura de un contrato por la empresa norteamericana Chiquita Brands, ascienden ya a 2,5 millones de dólares.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Cristóbal Jenkins, gerente de la empresa Distribuidora de Frutas (Difrusa) informó ayer que el impacto derivado de la decisión de Chiquita, de romper en forma unilateral un contrato de compra de banano por un total de 25.000 cajas por semana, es catastrófico, tanto en lo económico como en lo social .

La empresa había informado esta semana que debió despedir a 350 de sus trabajadores. Jenkins aseguró que se tendrá que despedir tres veces más empleados de los que han sido despedidos hasta ahora si no se logran colocar las 75.000 cajas de banano en el mercado internacional .

Según el empresario, Difrusa pierde semanalmente un millón de dólares y dijo que ya tienen la documentación necesaria para iniciar una querella contra Chiquita.

Ellos se esperaron a que transcurrieran los cuatro meses buenos para colocar banano en el mercado internacional y cuando este último mes llegaba a su fin, renunciaron al contrato, dejándonos en una situación difícil , aseguró Jenkins.

Chiquita Brands, por su parte, afirma que Difrusa no cumplió con la entrega de banano pactada.

El consumo de banano en Europa y Estados Unidos a partir de mayo desciende porque se inicia el verano y muchos consumidores viajan al exterior, dijo Jenkins, al tiempo que aseguró que la búsqueda de un nuevo mercado para la fruta tomará un mes.