Archivo

CASTIGAN A IMPORTADOR DE LÁMINAS

El Gobierno impuso un derecho antidumping del 16 por ciento a la empresa estadounidense Titan Steel Corporation. Esta empresa distribuye en Colombia la lámina cromada que fabrica la National Steel Corporation, a precios por debajo de los que registra el mercado internacional.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La decisión se tomó después de analizar la solicitud presentada por la compañía colombo-japonesa Hojalata y Laminados S.A. (Holasa), la cual denunció que al país estaban ingresando hojalata y lámina cromada de Gran Bretaña y Estados Unidos a precios por debajo de las tarifas internacionales.

Según la denuncia, a Colombia han ingresado más de 3.000 toneladas de hojalata durante los últimos meses, perjudicando a la producción nacional.

El ministerio de Comercio Exterior y el Instituto Colombiano de Comercio Exterior (Incomex) constataron que la empresa Titan Steel Corporation vendía en Estados Unidos la tonelada de lámina cromada a 1.210 dólares y en Colombia el precio FOB (sin costo de transporte ni seguros) era de 560 dólares.

Se encontró que la mencionada empresa ha estado comercializando el mencionado producto desde 1992, y desde esa fecha ha causado serios perjuicios a la producción nacional.

Un funcionario oficial aseguró que los expertos del Incomex y el ministerio concluyeron que con ese 16 por ciento de impuesto adicional se eliminan las distorsiones que hasta ahora causa la práctica desleal de comercio.

El precio interno de hojalata en Estados Unidos y Japón oscila entre 900 y 1.400 dólares la tonelada y estaba ingresando al país en promedio por la mitad de su valor.

Incluso, a nivel local ese valor no cubre los propios costos de producción.

Además, en el Incomex queda pendiente otra investigación en curso por importaciones de lámina cromada procedente de España a precios de dumping.

Recientemente, el Ministerio de Comercio Exterior hizo unos cambios al Estatuto Antidumping con el objeto de hacerlo más dinámico. Un funcionario del Mincomex dijo que ahora se comienzan a ver esos cambios.

Primero era el afectado el que debía reunir las pruebas necesarias para demostrar que estaba recibiendo un prejuicio, pero ahora el demandado debe demostrar que no está cometiendo la irregularidad.

Se cuenta, además, con información más amplia y detallada en el pasado y próximamente quedará listo un programa de intercambio de información para fortalecer aún más la información.