Archivo

COMIDA CAUSÓ INTOXICACIÓN DE RECLUSOS

La falta de higiene en la manipulación de los alimentos y el hacinamiento de los internos de la Penitenciaría Nacional de Palmira, son posibles causas de la intoxicación que padecieron 586 de los 613 reclusos, el viernes pasado.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En efecto, la Unidad Ejecutora de Saneamiento (UES) de la Secretaría de Salud de Palmira, realizó una investigación epidemiológica en este centro de reclusión, para tratar de establecer las causas de la intoxicación y encontraron que las instalaciones no cuentan con los requisitos indespensables de higiene y que el hacinamiento sería la principal causa.

La cárcel de Palmira tiene capacidad para albergar unos 380 internos, en estos momentos y su población sobrepasa lo permitido dentro de la calidad de vida que deben tener los reclusos.

Según la comisión que realizó la visita, no fue posible determinar si el alimento causante de la intoxicación fue consumido en el almuerzo o en la comida, pues los reclusos desayunan a las 6:30 a.m., almuerzan a las 10:30 a.m. y comen hacia las 3:30 p.m. y los primeros síntomas se presentaron a las 5:00 p.m. Al revisar los alimentos del día se estableció como posibles causantes de la intoxicación el salchichón del desayuno, la ensalada mixta del almuerzo y la aguapanela de la comida. Se piensa que lo más factible fue la mayonesa que tenía la ensalada y que fue preparada allí mismo.

Pero aunque la cocina se encontró en buenas condiciones, el manejo de los alimentos no es lo óptimo.. Según los funcionarios de la UES, en los lugares de almacenamiento de arroz, lentejas, fríjol, arvejas, entre otros, se encontró materia fecal de roedores.

Se notó la presencia de artrópodos y roedores en todas las dependencias del centro y se halló que no existe un programa adecuado de control para estos vectores. De otro lado, los utensilios que emplean están oxidados y en muy mal estado.

También se constató el nivel de hacinamiento en que se encuentran. En el patio número uno se albergan 117 internos que solo disponen de cuatro sanitarios. Las basuras se recogen en tinas destapadas, los sifones no cuentan con sus respectivas rejillas, lo que produce empozamientos.

En el patio dos, hay 260 internos que comparten cinco baterías sanitarias y tres orinales. Según los funcionarios, existen tres bajantes de aguas negras provenientes de los sanitarios del segundo piso que caen sobre el patio para buscar salida en las cajas de aguas lluvias. En ese mismo sitio, los internos dejan la comida en el suelo mientras juegan. En el pasillo de seguridad del patio uno, hay un baño, un lavamanos y una ducha, para 17 internos. En el del patio dos, las mismas dotaciones para 20 reclusos. En el de sindicados, son 141 con cuatro sanitarios. Existe un decreto que estipula que por cada 20 reclusos debe existir un sanitario.

El delegado del Instituto Nacional Penitenciario (Inpec) para el suroccidente, Miguel Martínez Cruz, dijo que se adelantan estudios en esta y en las 33 cárceles de la zona para determinar la capacidad real de las celdas y la población carcelaria vigente, con el fin de reubicarlos. Indicó que en los próximos días se trasladarán internos de Palmira a otras ciudades y se tomarán medidas como arreglos locativos, fumigación y orientación de los nueve internos que preparan los alimentos.