Archivo

GINEBRA LE CANTA A COLOMBIA

0El tiple, la bandola y los aires andinos colombianos tendrán de nuevo su lugar de honor, en el marco del vigésimo primer Festival Mono Núñez que irá del 25 al 28 de mayo próximos, en Ginebra (Valle).

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Será la razón perfecta para escuchar la música colombiana que le canta a las montañas, al amor, a nuestros recuerdos y a los paisajes de los cuales se nutren los poetas de la música autóctona.

Será el momento adecuado, además, para corroborar que la música de las entrañas de Colombia está viva sobre el escenario de Ginebra y que todavía tiene repertorio para rato.

La organización del festival ha realizado para este año cambios sustanciales dentro de su estructura.

Por ejemplo, la implementación de un programa musical por concursante en vez de una sola canción, el lanzamiento de un concurso llamado la Rockola y la abolición de las tradicionales modalidades (solistas, duetos, tríos, conjuntos, etc.).

La Rockola Según los directivos de Funmúsica, encargada del festival, la Rockola es un concurso con grandes premios, en el cual los participantes tiene la posibilidad de escoger las canciones que más le gustan del folklore andino y escucharlas en la final del festival.

La Rockola funcionará por medio de una especie de tarjetón que podrá ser adquirido en diversos lugares de Ginebra y Cali por $1.000 y contiene un menú de temas andinos interpretados por los concursantes del evento, de los cuales el participante escogerá los de su preferencia, máximo cinco, y por cada uno pagará la suma de quinientos pesos adicionales.

Así, todos los días, en un segmento del festival, se contabilizarán los votos de cada canción, para luego elegir durante la noche final las cinco de mayor aceptación, preferencia y recordación del folklore andino colombiano.

Los tarjetones se repartirán quince días antes del inicio del certamen y se podrán adquirir en las oficinas del festival en Ginebra, en las sedes regionales de Funmúsica en todo el país y en la regional de Cali.

De otro lado, el Programa Musical consiste en la interpretación de una o más obras alusivas a una temática específica y con un título que lo identifique.

Es decir, que los participantes en vez de interpretar un solo tema y obra como anteriormente se estilaba, ejecutarán un pequeño concierto de diez a quince minutos de duración que incluye varias obras instrumentales, vocales o mixtas.

De esa forma, desaparecen las modalidades y con ellas la competencia individual o entre grupos; y se remplaza por la escogencia de las calidades profesionales que ofrezcan los mejores Programas Musicales presentados al concurso, ratificándose así el carácter de festival de intérpretes y no de canciones.

De esta manera el concurso estimula la creatividad y la calidad interpretativa, sin establecer pautas de comparación directa entre músicos y músicas, las cuales son muy difíciles de aplicar por la diversidad de géneros, formas y estilos que se dan en la música folklórica , argumentaron los directivos del festival.

Más para ver Otros segmentos de la competencia musical tienen que ver con los invitados de honor, como grupo de expresión autóctona, y el concurso de la obra inédita vocal (con texto y música) e instrumental.

Los aspirantes al gran premio Mono Núñez, debieron inscribir diez obras más a su repertorio (no para concurso) que serán interpretadas en el festival de la plaza y en la diversa programación de conciertos.

Adicionalmente, estarán presentes en el Festival Mono Núñez los quince departamentos de la región Andina del país con sus representantes musicales, los invitados de honor, los grupos autóctonos y los temas que competirán por el rubro de la mejor obra inédita.

Paralelo a estas actividades, durante los cuatro días del festival, se llevarán a cabo una serie de conciertos y talleres didácticos que buscan propiciar un espacio de encuentro y aprendizaje entre los músicos, la población de Ginebra y los visitantes.

Sobre la premiación, los organizadores revelaron que el ganador del gran premio Mono Núñez recibirá cuatro millones de pesos en efectivo, mientras que los cuatro nominados obtendrán un millón y medio cada uno.

Los ocho finalistas recibirán 750 mil pesos cada uno, y los grupos autóctonos entre 200 mil y 450 mil pesos, dependiendo de su número de integrantes.

Otros premios serán el de mejor expresión vocal individual y de conjunto, que recibirá 400 mil pesos; y el premio Pacho Benavidez al mejor tiplista, quien recibirá la misma suma de dinero.