Archivo

CON CHUZOS CIERRAN ATAJO EN EL SEPARADOR DE LA AVENIDA ELDORADO

Nadie sabe quién fue, ni desde cuándo los instalaron. Lo cierto es que a los vehículos que viajan en sentido oriente-occidente en la Avenida Eldorado les apareció un tatequieto y ya no pueden cambiar de calzada, utilizando el separador en la carrera 48 como atajo.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Desde hace unos días aparecieron amarradas a los árboles unas cintas amarillas marcadas con el logo de la firma constructora Conconcreto S.A. Además, en el piso hay unos chuzos, para asegurar el impedimento.

Los obstáculos están ubicados de tal manera que impiden que los carros usen el separador como atajo para cambiar de carril.

Esa situación que se ha convertido casi en una costumbre para los conductores a lo largo de todo el separador lo ha deteriorado en buena parte, a tal punto que se cambió el color verde del pasto por el negro-café del barro.

EL TIEMPO intentó establecer de quién había sido la idea de cerrar el atajo de los carros, pero nadie dio razón.

La firma Conconcreto, por ejemplo, afirmó que solo pone las cintas en donde adelanta obras y allí no las hay. Además no utiliza los chuzos. Por lo tanto ella no fue.

La Policía Nacional, que tiene su sede frente al sitio en cuestión, también dijo desconocer quién instaló las cintas amarillas y las puntillas hacia arriba en el separador.

El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), otra de las entidades que pudo haber puesto las cintas, respondió negativamente y al igual que la constructora dijo que solo las instala en los sitios en los que adelanta obras.

Y otra que tampoco sabe la procedencia de las cintas y de los chuzos es la Secretaría de Tránsito y Transporte (STT).

La Secretaría de Obras Públicas (SOP), por su parte, dijo que a pesar de que desde hace veinte días está arreglando el separador, no puso las cintas y las puntillas.

Según el director de Parques y Avenidas, Alvaro Caicedo, a lo largo del separador se está cortando el pasto y recuperando las zonas que se han deteriorado por el paso de los carros, pero no se ha cerrado ningún sector.

El funcionario dijo que lo que esa entidad hizo hace un tiempo fue abrir zanjas en medio de los separadores para evitar el paso de los carros.

En consecuencia, nadie sabe de dónde salieron las cintas. Lo cierto es que los malos conductores deberán disciplinarse y seguir su camino por el pavimento, como lo manda la urbanidad de Carreño.