Archivo

EL NUEVO COLOR DE MOMPOX

Aunque el historiador momposino Pedro Salcedo Villar decía que en épocas coloniales Mompox era la garza blanca del Magdalena, otros aseguran que el blanco y el verde de la villa solo es producto de las normas dictadas por un alcalde que seguía los preceptos del dictador español, Francisco Franco, en los años cincuenta.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Por eso hoy la población bolivarense se viste de otros colores, apoyando la iniciativa del ex alcalde Victor Serrano Gómez, quien busca que Mompox no sea un pueblo monótono, con su único y exclusivo color blanco.

Hoy los momposinos quieren recuperar la calidez y la alegría de los colores tierra, pero consideran que esta nueva etapa cromática no debe ser una válvula de escape para convertir la ciudad en un colorinche.

La iniciativa está regida por una norma que ordena pintar las fachadas en tonalidades bajas de los colores pastel, pero este es un asunto muy subjetivo, pues lo que para unos es tenue para otros puede ser intenso.

Para evitar desmanes las autoridades deberán estar controlando el nuevo tinte de Mompox. Es necesario que se observen los acuerdos y que sean usados colores como el curuba, el azul cielo, el verde marino y la gama del amarillo al terracota. Las puertas deben pintarse de color vinotinto o caoba y las rejas de las ventanas en negro, y los avisos comerciales deberán hacerse en madera, al estilo colonial, porque Mompox, la Villa de Dios, se merece más que una bella fachada , dijo Serrano.

Jesús Zapata Oregón, miembro de la Academia de Historia, afirmó que en épocas pasadas la población usaba esa policromía, la cual fue reemplazada por el blanco en la década de los cincuenta, cuando un alcalde obligó a los momposinos a pintar sus casas de blanco.

La nueva mano de pintura se inició con los monumentos nacionales como las iglesias y los colegios, seguidos por las fachadas de las casas que en un proceso lento se han ido uniendo a esta idea cromática.

Hoy Mompox se ve mucho más cálida y próxima al recuerdo nebuloso que se tiene de sus épocas pasadas.

Un mercado para Mompox A pesar del embellecimiento de las fachadas y del entusiasmo que han despertado las gestiones para conseguir que Mompox sea declarada patrimonio de la humanidad, la población tiene serios problemas de contaminación y basuras.

Al llegar al puerto lo primero que salta a la vista es el mugre y la invasión de vendedores en la Plaza de La Concepción.

Hoy es urgente la construcción de un mercado con especificaciones técnicas e higiénicas, así como un terminal de transportes y terminar la carretera Mompox-La Bodega , dijo José Zapata Oregón, miembro de la Academia de Historia.

Se hace prioridad atajar la presión que ejercen los vendedores ambulantes sobre la Albarrada y recuperar la fachada de Mompox, es decir la franja del bulevar que va desde La Concepción hasta la iglesia de Santa Bárbara, pasando por los hermosos Portales de La Marquesa.

La idea es desocupar este lugar turístico por excelencia, para instalar en él una infraestructura más acorde con el carácter histórico del sector, como tiendas de artesanías. Pero para desalojarlos es necesario construir antes un lugar adecuado, dijo María Asunción Escorcia Barraza, alcaldesa de Mompox.

Otro problema que afronta la región es la explotación ambiental y el abuso de especies de flora y fauna nativas -como se vio en Semana Santa con la venta de tortugas-. Al respecto, Barraza explicó que la policía esta pendiente para reprimir la venta de esta y otras especies .

Pero lo importante no es reprimir sino educar.

SI USTED VA...

Transporte Bogotá-Barranquilla: $218.800 (ida y regreso) Barranquilla-Mompox: $79.800 (ida y regreso) Alojamiento Hostal Doña Manuela: sencilla desde $26.000, doble desde $48.000 Comida típica Bagre a la criolla, sancocho d pescado, ron de caña y pescados en general.

No olvide visitar El Hostal Doña Manuela, el Museo de Arte Religiosos, las iglesias de La Inmaculada Concepción, San Francisco, San Agustín y Santa Bárbara, Bosque Santander, Puerto Chalupas, la Casa de la Cultura, el cementerio y los talleres de filigrana.