Archivo

PÁGINAS DE AMOR SOBRE LA MESA

Este año el Encuentro Internacional de Escritores y el tema central de la Feria del Libro se fueron por una misma idea: amor, literatura y erotismo.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ayer se iniciaron las charlas en torno del tema central y el Encuentro (La literatura erótica y amorosa) terminó en la noche del martes. Este último se había iniciado el sábado y en él estuvieron presentes los escritores Jorge Edwards, de Chile; J. J. Armas Marcelo, de España; Ricardo Piglia, de Argentina, Luis Sepúlveda, de Chile, Nélida Piñón, de Brasil, y Luis Rafael Sánchez, de Puerto Rico. También estaban programados los escritores Olivier Rolin, de Francia, y Hernán Lara Zabala, de México, que no pudo asistir porque se encontraba en Cuba y, a la hora de salir, no encontró vuelo para Colombia.

Todos ellos son autores con historia en la literatura. Algunos son más reconocidos, otros son identificados por una gran obra que, como ocurre con frecuencia, no es la más vendida en sus países, y tampoco muy difundida por fuera de sus fronteras. Pero sin duda, ellos le dieron mayor calidad al Encuentro, propiciaron un diálogo y aseguraron que el amor, tema tan amplio como la misma literatura, puede ser hablado y que, aparte de lágrimas, también produce risas y hasta debates.

En todo caso, la asistencia del público estuvo buena, obviamente algunos escritores recibieron más gente que otros, pero en términos generales, estuvo mejor que en anteriores ediciones. Y ellos, los escritores, también algunos más que otros, no defraudaron a las cincuenta, cien o más personas que se reunieron en cada una de las salas.

Quizás el que más público convocó fue Luis Rafael Sánchez, que en su conferencia Narratología del sexo oral , retrató su propia aventura literaria con un tema que le pertenece, como lo es el sexual, en el cual ha sido una pluma bastante imaginativa, osada y divertida, que no sólo ganó aplausos sino risas.

En cierta forma, Sánchez, no tan conocido como otros de los participantes, fue presentado por J. J. Armas Marcelo en su ponencia del domingo sobre La guaracha del Macho Camacho, novela de Sánchez, que Armas editó en España, y que, con la misma idea de la musicalidad expresa en la obra, el escritor español (de Canarias) presentó en una charla de 45 minutos.

Quizás una de las presentaciones más interesantes se dio a partir de la conferencia La mujer perdida. Tango y novela en la Argentina , en la cual el escritor Ricardo Piglia se refirió a una serie de novelas de su país, de los años cincuenta y sesenta, en las cuales, la literatura reflejaba, sin explicación exacta , decía Piglia, la relación de la mujer pérdida tan típica de muchos tangos. Piglia, profundo en sus referencias, citó varios casos y dio otras pautas sobre esta relación entre la música y la literatura. Halló además que en estas novelas y cuentos (de autores como Arlt, Borges y Bioy Casares), el personaje central, al perder el amor, se encamina en la construcción de un gran sueño, ya sea fantástico o revolucionario.

Sepúlveda fue más polémico. Contó muchas historias suyas sobre el amor. Habló de sus experiencias de futbolista, bastante menospreciadas por una chica que se llamaba Gloria, de la historia del escritor Eduardo Barrios y, sobre Romeo y Julieta, dejó en claro de que no le gusta la historia de Shakespeare, para una charla que tuvo como nombre Amor sí, pero del que duele , y que a varios de los asistentes no satisfizo mucho.