Archivo

ALERTA POR INVIERNO EN 17 DEPARTAMENTOS

Medio país se encuentra en alerta por el invierno. Los Comités regionales de emergencias de 17 departamentos fueron informados sobre el riesgo de posibles inundaciones, como consecuencia de las lluvias que afectan a buena parte del territorio nacional.

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La Oficina Nacional de Atención y Prevención de Desastres informó que en estos momentos se mantiene la alerta amarilla en el tramo del río Magdalena comprendido entre La Dorada (Caldas) y Tamalameque, al sur de Bolívar.

En el Tolima el desbordamiento de una quebrada dejó a varias familias damnificadas. Ayer amanecieron a la intemperie las personas que vivían cerca a la quebrada La perla en Venadillo. Un puente de ese sector está a punto de caerse, hay varias casas averiadas y algunos animales domésticos fueron arrastrados por las aguas.

De acuerdo con el informe meteorológico, el pasado fin de semana se observó un incremento considerable en los niveles de los ríos Anchicayá y Pance en el Valle y todos los afluentes que bordean el Piedemonte Llanero.

La Oficina de Prevención de Desastres del Ministerio de Gobierno alertó sobre los riesgos existentes en las cuencas altas de la zona Andina, el Piedemonte Llanero y la Amazonia, en especial los ríos que cruzan los departamentos de Antioquia, Caquetá, Putumayo, Cundinamarca, Chocó, Huila, Tolima, Quindío, Risaralda, Caldas y Valle.

También se recomendó a los pobladores estar atentos a la evolución de los cauces de los ríos Atrato (noreste de Antioquia y Chocó), Upín, Alto Guayuriba, Humea y Guacavia en el Meta.

Todos en alerta La Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Cundinamarca informó que continúa el monitoreo en Icononzo (Tolima) y en la cabecera del río Sumapaz para evitar nuevos deslizamientos.

De otra parte, permanecen en alerta amarilla las población de Puerto Bogotá, en Guaduas, y Puerto Salgar, como medida de prevención en caso del incremento del caudal del río Magdalena que podría ocasionar inundaciones.

En la zona rural de los municipios de La Vega y Utica, (Cundinamarca), los campesinos fueron alertados sobre el riesgo que corren por un posible desbordamiento del río Gualivá.

Sin embargo, las autoridades dijeron que el peligro que se presentaba por el deslizamiento registrado la semana pasada en el sitio El Oso de la vereda Guane, en Sasaima, ya pasó, porque el río se encargó de arrastrar la tierra que cayó al cauce del mismo.

Así mismo, los comités de emergencia de los 25 municipios de Caldas se declararon en estado de alerta, por el recrudecimiento del invierno en la región y por riesgos asociados al crecimiento de los ríos y problemas de erosión.

La atención de los organismos de prevención y socorro, se concentra en los sectores tuguriales de Manizales, donde habitan unas 5.000 familias, y en el sitio Baldosas del Norte, en la salida de Neira hacia Aranzazu, afectado por el hundimiento del terreno, a causa de la filtración de aguas negras.

El pasado fin de semana, los habitantes del barrio El Mirador de Bucaramanga advirtieron sobre el riesgo que corren unas 200 viviendas, ubicadas en las ladera de la meseta de la capital santandereana, las cuales amenazan con derrumbarse como consecuencia de la erosión y el invierno.

Unas personas requieren de ayuda del Gobierno para efectos de su rehubicación a un lugar más seguro. Las autoridades locales dicen que no hay dinero para emprender un programa de esa naturaleza.

El invierno también ha afectado a algunas carreteras, principalmente del sur del país, donde se han presentado derrumbes aunque sin causar mayores traumas al tránsito de vehículos.

La semana pasada, el río Ariari se desbordó y aisló a cuatro municipios y afectó las obras de construcción del puente Coquibacoa en la vía a Granada (Meta).

Los municipios más afectados en Arauca son Tame, Fortul y Saravena ; en Norte de Santander Toledo, Labeteca, Pamplona, Cácota y Chitagá; en Santander, Cerrito, Concepción, Málaga y Capitanejo y por Boyacá, Sogamoso y Duitama..