Archivo

BOMBARDEADA ZAGREB

Croacia recapturó ayer un enclave rebelde que perdió en 1991, pero sufrió una represalia letal cuando misiles serbios cayeron en el centro de Zagreb y causaron cinco muertos y 120 heridos.

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Tanques croatas penetraron en la principal ciudad del enclave de Eslavonia Occidental, Okucani, luego de dos días de combates que alarmaron a los gobiernos occidentales, que temen la reanudación de la guerra generalizada en los Balcanes.

Refugiados serbios huían por miles hacia Bosnia, pese a que el presidente croata, Franjo Tudjman, les urgió a permanecer al prometerles una amnistía y protección para todos, excepto para los criminales de guerra .

Los serbios bosnios, furiosos porque las fuerzas de la ONU no detuvieron el avance croata, amenazaron con reanudar los combates en Bosnia, donde el lunes expiró un cese al fuego de cuatro meses.

El líder serbio bosnio, Radovan Karadzic, acusó a Zagreb de agresión imprudente y dijo que ahora nadie puede impedirnos tomar las armas para defender a nuestro pueblo .

El presidente serbio Slobodan Milosevic y otros dirigentes de lo que queda de Yugoslavia dijeron luego de conversaciones urgentes sobre la crisis que la ofensiva croata era un ataque criminal contra los esfuerzos de paz.

La de ayer fue la mayor reconquista croata de territorio desde que su minoría serbia se rebeló contra la independencia croata de Yugoslavia y ocupó la tercera parte del país para formar su República Serbia de Krajina.

Los serbios de Krajina cumplieron rápidamente con su amenaza de tomar represalias contra la población civil de Croacia si el ejército atacaba su territorio al lanzar cuatro misiles contra las calles del centro de Zagreb, donde se encuentran edificios gubernamentales y la embajada estadounidense. Cinco personas murieron y 121 resultaron heridas en los ataques.

El pánico se apoderó de la ciudad y las autoridades ordenaron el cierre de las escuelas por 48 horas y suspendieron brevemente los vuelos comerciales.

Otros proyectiles hicieron blanco en la ciudad de Karlovac.

Entretanto, los serbios bosnios derribaron un MIG croata que participó en los fallidos intentos de la Fuerza Aérea Croata para destruir un puente en el río Sava que une Eslovenia Occidental con Bosnia, tratando de impedir que los serbios de bosnia auxiliaran militarmente a los de Croacia. Pese a esta baja, la aviación croata asestó ayer duros golpes a las milicias serbias que huían hacia Bosnia. Además, la ONU informó que 600 combatientes serbiocroatas se rindieron ayer en la ciudad de Pekrac a un contingente argentino de Cascos Azules en busca de protección.

Estamos claramente en un momento muy difícil y peligroso... los riesgos de una guerra más amplia son reales , dijo el embajador de Estados Unidos en la OTAN, Robert Hunter.