Archivo

QUÉ PARADOJA:

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Nadie se explica por qué diablos los presentadores caleños se asustan en cuando tienen que mostrar todas sus capacidades como en Dale al Valle tu corazón . Hasta las más fogueadas figuras de la radio y la televisión tartamudean, sudan, se equivocan, le cortan la palabra al compañero, se descomponen y se arriesgan a hacer el oso. Y después lloran porque los discriminan trayendo gente de Bogotá para que presenten el certamen, hagan de vedettes y se roben los aplausos como si aquí no hubiera quien los mereciera. La paradoja está en que los mejores presentadores y animadores de la televisión nacional son vallecaucanos. Será que somos tan provincianos que nos tienen que enseñar en la nevera?