Archivo

LOS FANTASMAS DE CHILE EN LA OBRA DE EDWARDS

Chile es principio y fin en la obra de Jorge Edwards. Es por eso que él, autor cuentos, novelas y ensayos (entre otros, Los convidados de piedra, Persona non grata, Adiós, poeta y, el más reciente, Fantasmas de carne y hueso) persigue la memoria de su país: sus mujeres, sus muertos, sus sueños y pesadillas, su cobre y su poesía.

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Y por eso también el siguiente intento por trazar con palabras una cartografía de Chile, a partir de las cuales el escritor esbozó su percepción de un país cambiante, al que él representa, primero como escritor, y segundo como embajador ante la Unesco, desde hace diez meses.

Chile. Ahora Chile son muchas cosas. Es un país excéntrico en muchos sentidos. Desde el descubrimiento a la conquista. Es un país en guerra. Es un país con una geografía extravagante.

El tema central de todo mi trabajo literario es Chile. Son chilenos en Chile, chilenos fuera de Chile, chilenos con no chilenos. Los cuentos de mi último libro, Fantasmas de carne y hueso, son cuentos en los que hay un narrador chileno cambiado. A veces se parece a mí, a veces menos. Es una invención hecha a partir de la memoria de las cosas reales. Es un narrador chileno que ha terminado por volver a Chile .

Chile hoy. Chile hoy? Es el producto del Chile de ayer. Es resumen de muchas historias. Pero Chile ya ha salido a flote. Ha conseguido lograr cierta estabilidad política. Un consenso sobre algunas cosas fundamentales a pesar de las divisiones políticas. Y hay una economía que está funcionando. Claro que yo pienso que ese desarrollo económico tiene que ir acompañado de un desarrollo educacional y cultural, y de una mayor cultura de la convivencia .

Solidaridad. Es un tema en el que nos falta mucho. Hay un cierto optimismo, y cuando yo tenía 20 años, recuerdo que Chile era un país escéptico. Creo que la primera literatura que hizo mi generación fue una literatura de la negatividad. Chile tiene un cierto optimismo pero todavía es muy clasista, hay muchos prejuicios y mucha incomunicación entre las clases. Y con una falta de visión por parte de la gente poderosa del país, sobre lo que puede ser el destino de ese país como colectividad. La visión es un poco primaria, un poco bárbara. Yo combato mucho contra esas cosas, porque hay una cierta autocomplacencia en la vida chilena de hoy y una sensación de que hemos conseguido todo lo que había que conseguir .

Pinochet. Es una persona que ya está entrando a la ancianidad, que no creo que tenga la influencia dentro en la vida chilena que se le atribuye en el exterior. El ha resultado ser una persona mucho más lista y más inteligente de lo que se creía en un comienzo. Finalmente no es el típico dictador. Pero yo creo que hemos descubierto una forma original, y yo diría inteligente, de salir de la dictadura. De ahí el optimismo, un poco .

Exilio. Ahora lo que hay son muchas dificultades en el regreso de los exiliados porque es evidente que el país ha cambiado y ellos no han cambiado con el país, entonces hay choque y conflictos bastante serios. Hay problemas de identidad. Chile hoy día se tiene que ocupar de toda una población que está afuera .

Memoria. Yo he dicho muchas veces que la memoria, a pesar de que se cree que simplemente reproduce, que no crea, y es todo lo contrario, es lo más creativo que tenemos. Los escritores tenemos que hacer que Chile recupere la memoria, porque somos la memoria .

Política. Puede ser una forma de tortura. Puede ser una forma de esclavismo. Puede ser una forma de compromiso, y sin embargo me gusta la verdadera, la que consiste en la reflexión sobre la sociedad .

Santiago. Es mi ciudad. He viajado y he estado afuera y siempre vuelvo. Es el escenario de mi obra. Y ahora estoy haciendo una novela histórica sobre Santiago en el siglo XVIII, donde el personaje central es el arquitecto de la ciudad. Novela histórica, pero también erótica .

Libertad. Sin libertad no hay creación artística, no hay amor y no hay una sociedad sana .

Burguesía. Una palabra un poco antipática, da la impresión de gordura, de rutina. Sin embargo el gran tema de la novela ha sido la vida burguesa. La burguesía es una clase extraña porque crea personajes que son insatisfechos con el modo de vida que tienen. Yo creo que el comunismo responde al mismo reflejo, los revolucionarios siempre han sido hijos de burgueses, y tienen la insatisfacción y la necesidad de construir un mundo que va más allá .

Poder. Es atractivo. Tiene su erotismo, y es corrupto .